X
arona >

María Candelaria Padrón: “El caso de los socorristas, el peor que me he encontrado”

   

María Candelaria Padrón González

María Candelaria Padrón González, concejala de Hacienda de Arona. | DANIEL CETRULO

NICOLÁS DORTA | Arona

María Candelaria Padrón González tiene la virtud de ser extremadamente meticulosa con las cuentas municipales y, a pesar de las tempestades que últimamente caen sobre el Consistorio, presume de tener un Ayuntamiento saneado. Parece que sí: con superávit y dinero suficiente para cubrir los Servicios Sociales, pagar las nóminas y cumplir con los proveedores. Suficiente en los tiempos que corren. Pero la actual concejal de Hacienda (el día de la entrevista, alcaldesa accidental) tiene el defecto de llevarse los asuntos municipales a casa y repasarlos en su mente como un mantra hasta que se solucionan, o se intentan solucionar. Algunos de estos asuntos, sobre todo las hamacas y sombrillas en Los Cristianos y los socorristas, ambos expedientes no resueltos, tienen al Gobierno local algo tenso, como una espina que no acaba de sacarse. Temas que directamente también acechan a la edil de Coalición Canaria, parte política responsable en Contratación, quien reconoce que este año ha sido difícil. Pero esta aronera, nacida en Valle San Lorenzo, curtida en los números de lo que fue CajaCanarias, no parece vencida y afirma que seguirá trabajando hasta que vengan otros.

-¿Cómo han articulado ustedes la política económica de este Ayuntamiento?

“La época anterior a la mía fue de bonanza y nosotros hemos sido bastante conservadores, lo que nos ha permitido un margen de cierta comodidad. Cuando entré, lo hice con la idea de presupuestar menos ingresos de los que recibíamos, yendo sobre lo seguro. El presupuesto del próximo año va a seguir en la misma línea, conservando como prioridad los Servicios Sociales, y pienso que a finales de año o principios del otro puede estar listo. Calculo que se cerrará en 86 u 87 millones. Nuestro objetivo seguirá siendo cubrir nuestras necesidades y culminar el préstamo que tenemos. Se pidieron diez millones y pico, y con el otro préstamo debemos como unos doce millones que de aquí a final de año van a ser menos, porque parte del remanente tiene que llevarse a amortización de deuda, con lo cual nos quedaremos con una parte mínima. Con respecto a los pagos a proveedores, estamos cumpliendo con las facturas en treinta días o antes, a no ser que se necesite una memoria o algún tipo de detalle en una factura, justificación o informe técnico. En Tesorería no tengo ningún solo pago por falta de liquidez, todo lo contrario. Si eres conservador y presupuestas por encima de los ingresos no tienes problema”.

-¿No ve una contradicción que se adjudique un servicio de baño adaptado y que falte aún el de hamacas en la misma playa?

“El servicio de hamacas en Los Cristianos está ahora mismo en Contratación y en la fase de presentación de ofertas hasta el día trece de diciembre. A partir de ahí, las empresas se someterán a una mesa de contratación y luego la adjudicación. Una cosa es lo que se ve de fuera y otra lo que ha pasado, pues lo que menos te imaginas se puede complicar y aseguro que por falta de voluntad no ha sido. En primer lugar, este expediente se ha sacado varias veces a concurso. El año pasado se quedó desierto porque habían unos temas técnicos, con un estudio económico que se sacó por una cantidad. Posteriormente se volvió a sacar con otro estudio, incluso lo aprobamos con el reparo respecto a éste, y en el trámite surgió un tema interno”.

-Ustedes creyeron que se había filtrado información y pararon el concurso. ¿Creen que se equivocaron al quedar luego archivado el expediente contra el funcionario que supuestamente había filtrado información?

“Me pasa Personal una documentación y yo se la doy al departamento técnico correspondiente. Hubo que desistir de ese procedimiento en base a la información que había y que analizaron los técnicos. Aquí las cosas se levantaron del contexto. No creo que haya habido o no equivocaciones. Solo se ha seguido el mismo trámite que con el resto de los expedientes. Cuando digo que se informe sobre un determinado expediente, yo no sé como va a quedar, no soy quien para ello, pues para eso hay unos técnicos, para recabar la información y luego tomar una decisión, pero yo no puedo apartar a nadie de un expediente si no tengo nada que lo respalde, solo se ha seguido el procedimiento”.

-¿Cree que el asunto de los socorristas, sin cobrar desde agosto de 2012, tiene solución?

“En eso estamos. Entre todos porque realmente no ha habido hasta el momento una salida al problema de estas personas. Hemos tenido infinitas reuniones y yo he estado en algunas y se ha alargado. No es un problema tan fácil de solucionar como se ha visto, aunque nuestra intención política ha sido darle salida, pero las cosas no están amarradas, y lo que no se puede es tomar soluciones sin tener jurídicamente las cosas solucionadas. Hay que citar que estas personas están dadas de baja de la Seguridad Social, la empresa ha desaparecido porque hace tiempo que no da señales de vida. El servicio quedó desierto y tras una nueva licitación con otras tres empresas, cuando ya estaba apunto de adjudicarse, aparecieron las deudas de la anterior y aquí está el problema: ellos desistieron y volvió a quedar desierto. En estos momentos estamos elaborando un nuevo pliego para poder sacar el servicio de salvamento en playas”.

-¿Y sería inviable que ustedes asumieran el servicio?

“Totalmente. Tampoco garantizo que pueda haber subrogación de los trabajadores. Sobre todo esto se ha hecho la solicitud a la parte técnica y se le ha dicho que todo esté lo suficientemente atado para que este asunto no se haga más bola de lo que es. Para mí, este expediente es el de mayor problema de todos los que me he encontrado en los seis años y medio que llevo en la corporación municipal”.

-¿Se han visto atrapados en su propia burocracia?

“Sí, en la burocracia interna de las administraciones públicas, totalmente. Antes de entrar aquí tenía una opinión muy diferente de la administración. Vengo de la banca y sabía que se aprobaba lo que dependía de mí. Aquí es otro mundo”.

-¿En qué momento nos encontramos en lo que se refiere al contrato de las grúas municipales?

“Cuando quedó desierto por una serie de informes técnicos y ante solicitudes del propio licitador en la mesa de contratación, se solicitó a la Audiencia de Cuentas que nos informara sobre este expediente. Estamos próximos a la resolución del mismo, condicionados a poder adjudicar este nuevo servicio. El funcionamiento de las grúas se ha seguido prestando en las mismas condiciones, las que se acordaron en el transcurso de un pleno de la corporación municipal”.