X
interviú >

Noemí Merino vuelve a la portada de ‘Interviú’ junto al yerno de Aznar, o el cura de Borja

   

J.J.G. | Santa Cruz

La joven lanzaroteña Noemí Merino vuelve a protagonizar la portada de la revista Interviú por Navidad por su tirón mediático y la buena acogida del calendario especial de fin de año de 2012 junto a la sevillana María. La canaria comparte la primera página con los viajes a todo lujo de Alejandro Agag, el yerno de José María Aznar, gracias a la trama Gürtel de corrupción, y la denuncia de un vecino al cura de Borja que asegura le exigió sexo para ayudar a su familia.

Tras su polémico paso por Gran Hermano 12+1 y la revolución que causó en Campamento de Verano enseñando el culo en la autopista o con el polémico baño de chocolate, la conejera Noemí Merino anuncia que probará suerte el próximo mes de febrero en la próxima edición de Supervivientes.

En el tercer posado de la canaria en el semanario, presume de cuerpazo dejando poco a la imaginación. En esta ocasión, año y medio después de su primera portada en Interviú, deja la piscina por las alturas y se muestra muy sexy en la nieve, pensando en un nuevo reto: entrar en Supervivientes.

Noemí se queja de que le cuesta encontrar trabajo por ser un rostro conocido aunque se muestra satisfecha de su popularidad y su éxito entre los hombres. “Espero que la fama no espante a ningún hombre. ¡Qué horror! Hasta ahora, lo que he querido lo he tenido”.

Y siempre tiene palabras de agradecimiento a sus seguidores “Tengo que reconocer que mis fans siempre están ahí, suponen un apoyo increíble. Agradezco muchísimo haberlos conocido, algunos ya son como mi familia. No se quejan nunca, solo me apoyan”. Aunque también “Creo que hay dos tipos de fans, los que te quieren y los que prefieren verte sufrir, y yo me enfadé cuando quedé con mi ex y se filtraron las fotos. Algunos seguidores le hicieron llegar a mi chico informaciones que no eran ciertas”.

De sus comienzos en el famoseo señala que “Ya no soy la niñatilla caprichosa que entró en GH. Ahora voy con doble pie para no tropezar con las consecuencias”. Eso sí confiesa que aún queda todo lo bueno de esa chica anónima alegre y extrovertida que entró al concurso y “No he dejado que la fama me supere. He sido siempre yo y no una Paris Hilton de la vida”.


Las 1.001 noches de Agag

El semanario Interviú presenta en este número un nuevo trabajo de investigación sobre la trama de corrupción Gürtel. La agencia de Correa organizó para el yerno de Aznar viajes con limusinas, camellos, bailarinas exóticas, helicópteros, champán…

Alejandro Agag cruzó el mundo a todo lujo de la mano de la agencia de viajes de Francisco Correa, capo de la trama Gürtel de corrupción. El sumario del caso muestra la documentación de esos viajes, realizados en 2005 y 2006, a los mejores hoteles del mundo. El yerno de Aznar pasó por Dubái, São Paulo, Niza, Milán, Estambul y otros lugares, casi siempre con chófer y limusina. Fue más austero, unos 500 euros la noche de hotel, cuando viajó a Bruselas con su suegro, que se alojaba en una ‘suite’ el triple de cara.

La expedición llegó al hotel más lujoso del mundo el 8 de marzo de 2006 en un viaje de ensueño. Solo el traslado desde el aeropuerto de Dubái hasta el Burj Al-Arab, el tercer edificio más alto del planeta, costó 516 dólares. A partir de ahí, la cuenta empieza a dar vértigo: 1.000 dólares en furgonetas de lujo con un guía español, más de 3.000 dólares en un almuerzo para 21 personas, 6.000 dólares en tres helicópteros con destino al desierto, 945 dólares en un espectáculo de halcones en vuelo, más de 600 dólares en champán para las jaimas, 660 dólares más en bailarinas de la danza del vientre, artistas que pintan con alheña, escribas…, hasta 2.500 euros para un “campamento exclusivo” en la experiencia Mil y una noches árabes en el desierto.

La polémica detención del cura de Borja

“Don Florencio me dio 2.000 euros por una felación” afirma un vecino del pueblo de Borja que asegura que el cura le exigió sexo para ayudar a su familia. Otros testigos afirman que hizo lo mismo con dos gitanas.

Santiago Carbonell, un vecino de Borja (Zaragoza) de 24 años, en paro, casado y con dos hijos, acusa al cura de su pueblo de exigirle sexo a cambio de dinero para ayudarle a él y a su familia. Con el dinero, el joven dice que pagó sus deudas, el recibo de la luz, evitó un desahucio y compró varios coches.

“Don Florencio me dijo: ¿Has visto qué bien me porto contigo?. El cura, afirma, le obligó a hacerle una felación, a practicar el 69 y hasta a chuparle los pies”. Mientras el párroco, Florencio Garcés, que se encuentra en libertad con cargos, se declara inocente.

En mayo, el párroco denunció por estafa a este vecino, conocido como Sabino y miembro del clan gitano Zapato Veloz, al que supuestamente había dado 30.000 euros en distintas entregas, que no le fueron devueltos. Meses más tarde, en noviembre, don Florencio también demandó por el mismo delito, con una cuantía de 52.000 euros, a Santiago Carbonell Escudero, un vecino de 24 años, casado, con dos hijos y en paro. La investigación llevó a don Florencio a prisión hasta el miércoles día 11 por los delitos de apropiación indebida y contra la libertad sexual.

Andalucía: 3,5 millones de pobres

El semanario presenta un amplio reportaje en el que retrata el negro presenta de una Comunidad donde el 40% de sus habitantes vive en situación extrema y 35 de cada 100 están parados. El Gobierno PSOE-IU aprueba medidas sociales como la ley antidesahucios o la garantía de gas y luz para los más pobres, pero la realidad es mucho más compleja. Hay colas para recoger alimentos, pero también protestas diarias, ocupación de tierras y bloques de pisos, proyectos colectivos.

La crisis se está ensañando con los andaluces. Por mucho que el Gobierno de coalición entre PSOE e Izquierda Unida intente medidas sociales (promesa de una renta básica, legislación antidesahucios que permite expropiar viviendas a los bancos, garantía de que los escolares tendrán tres comidas al día o suministro asegurado de gas y luz para los más pobres…), la realidad está siendo trágica –y tozuda– para decenas de miles de familias en la comunidad autónoma más poblada de España (8,5 millones).

Dados de alta anticipadamente, deben pagar una plaza privada

En España hay 420.000 personas con daño cerebral adquirido. Varias asociaciones de pacientes denuncian que, una vez estabilizados los enfermos, los hospitales aceleran su alta, sin apenas rehabilitación. Fuera, el panorama es desolador: casi no hay recursos públicos y son pocas las plazas concertadas para personas que, en ocasiones, quedan con graves discapacidades. La única solución, para las familias que pueden, es pagar una plaza privada –unos 7.000 euros al mes– en un centro de neurorrehabilitación.

Todo esto, además de las firmas de sus destacados columnistas como Andreu Buenafuente, Teresa Viejo, Alberto Pozas, Juan José Millás, Gonzalo López Alba y Angel Antonio Herrera, y mucho más está ya esperándote entre las páginas de un nuevo número de la revista Interviú que puedes adquirir el domingo en el quiosco más cercano junto a DIARIO DE AVISOS y XL Semanal, por apenas dos euros.