X
a vueltas con españa>

El nuevo mapa político – Por José Luis Gómez

   

A mitad de legislatura, sondeos como el de Metroscopia, publicado en el diario El País, afloran algo que también está en el ambiente de la calle y de los debates en los medios de comunicación: los grandes partidos cotizan a la baja, el PP por todo lo que está haciendo y el PSOE por todo lo que hizo, y en consecuencia emergen otros grupos, como IU y UPyD, sin que los nacionalistas se desmoronen, aunque también haya cambios de tendencia entre ERC, que sube, y CiU, que baja. Nada nuevo bajo el sol.
¿Lecturas? Caben muchas, empezando por relativizar el valor de estas encuestas a tanta distancia de las elecciones, que es lo único que cuenta. Pero también cabe analizarlas dando por hecho que, más allá de que acierten en los datos cuantitativos -¿van a empatar PP y PSOE en Galicia?-, marcan una tendencia de fondo. El País plantea, por ejemplo, una hipótesis según la cual de la estabilidad de la actual mayoría absoluta “y hegemónica” del PP se pasaría a un Congreso fragmentado en el que sería “imprescindible” negociar acuerdos a varias bandas para sacar adelante cada iniciativa.
Pero también cabe verlo de otro modo: en una situación de extrema gravedad económica y política, PP y PSOE podrían gobernar juntos por primera vez, del mismo modo que gobernaron y van a volver a gobernar en Alemania la CDU (demócrata cristianos) y el SPD (socialdemócratas). Pero como dos años en política son una eternidad -Rajoy solo lleva media legislatura pero a mucha gente ya le cambió la vida entera-, no pueden descartarse otras hipótesis: una favorable al PP y otra positiva para el PSOE.
Si el Gobierno de Rajoy alcanza resultados deslumbrantes -hoy inesperados- en la recta final de su mandato, el resultado del PP puede mejorar muchísimo. Y si el PP sigue haciéndolo todo mal, en casi todas partes, cuesta creer que en el PSOE sean tan negados como para no construir una nueva alternativa, con caras nuevas y discursos ilusionantes. Por tanto, en este caso no puede decirse que el pescado ya esté todo vendido.