X
tribuna>

Pedro González, pintor total – Por Jesús Pedreira Calamita*

   

El pintor tinerfeño Pedro González es para muchos, sin lugar a dudar, el pintor vivo más importante de Canarias. Y, desde luego, sí que lo es en el volátil mercado del arte. Conocí a Pedro González en su etapa de Alcalde de La Laguna. Se presentó como Independiente en las listas del PSOE. Esa época coincidió con mis estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Laguna. Era compañero de su hijo Pedro y con otros estudiantes de Leyes pasábamos muchísimas horas en su preciosa casa de Fuente Cañizares. En las épocas de exámenes prácticamente la invadíamos durante días, convirtiéndonos en parte de su familia con las siempre entusiastas atenciones de su mujer Chicha Zerolo, y de sus hijos. Estudiábamos Derecho, pero también compartíamos tertulias culturales de todo tipo. En el salón había un cuadro que siempre me gustó: no sé cuál era su título, yo lo llamaba El Cardenal y me impresionaba la vigorosidad del color púrpura y siempre le decía a Pedro que me veía representado en su oronda personalidad. Pedro González, pintor abstracto, señala en su autobiografía que “es en la pintura abstracta donde entiendo que se inicia todo un mundo que se va desarrollando casi como una necesidad biológica, donde el movimiento, la composición, el color, la línea son los que, en realidad, parece que me van pidiendo diferentes situaciones y determinadas concreciones e, incluso, un sentido dramático que van a llevar mi pintura por diferentes etapas”. Cabe destacar, además, su gran labor pedagógica. Sus alumnos de la Primera Promoción de la Facultad de Bellas Artes de la ULL destacan su predilección por Courbet y por Corot, el aprender a dibujar el color de una manera sobria, con unos colores concretos, que aprendían a hacer retratos al natural, y del aprendizaje siempre primero del hueso. También destacan que iba siempre impecablemente vestido y que con el ligero toque de su dedo en el roce del cuadro de los alumnos indicaba por dónde debía de continuar la pintura. Pedro González ha sido reconocido con los mejores Premios existentes en Canarias. Ha sido Presidente de la Real Academia Canaria de Bellas Artes y Premio Canarias de Bellas Artes e Interpretación, por citar sólo las más importantes, dentro de una pléyade de Galardones. Tuvo como maestros a Mariano de Cossío y a Pedro de Guezala. Fundador del trascendental Grupo Nuestro Arte para Canarias, González es un pintor total. Tiene su trabajo pictórico varias etapas, y la crítica de arte es unánime en considerar el período de Cosmoarte como la más relevante. Siempre que asisto a una nueva exposición de Pedro González me entusiasmo. Especialmente emotiva fue la dedicada al drama de la inmigración hace unos años. También de su última etapa lo son sus cuadros con un caballo azul que me recuerdan al pintor expresionista alemán Emil Nolde. Se muestra devoto de aquellos artistas que prefieren en el cuadro un mundo conmovido donde aparecen ciertos desequilibrios estables como las espirales de Rubens, o de un Van Gogh, el sensualismo de un Appel… Aunque siempre se ha mostrado devoto de Velázquez desde que contempló sus pinturas por primera vez en el Museo del Prado. Pedro González, en definitiva, un pintor total.

* PRESIDENTE DE TUSANTACRUZ