X
santa cruz>

Un plan de servicios sociales de 40 millones de euros para Santa Cruz

   

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Hasta 40 millones en cuatro años. Esa es la inversión que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife va a realizar para conseguir unos servicios sociales del siglo XXI, los mismos que al comienzo de esta crisis atendían a 15.000 personas menos, los que apenas hace un año y medio tardaban más de ocho meses en conceder una ayuda básica y los que se han tenido que enfrentar a una mayor demanda sin recursos como pisos tutelados, miniresidencias o centros de día. Todo eso es lo que se pretende corregir con el Plan Estratégico de Servicios Sociales para 2014-2018 presentado ayer por el Ayuntamiento en rueda de prensa. A razón de 12 millones de euros por año, lo que se pretende es “planificar la atención en el corto, medio y largo plazo y así anticiparse a los problemas”, explicó el alcalde, José Manuel Bermúdez. Una planificación que se asienta en cuatro ejes: la atención a la población general, la ayuda a los colectivos específicos, la propia organización de los servicios sociales y las acciones transversales con otras áreas.

Nuevos recursos
En lo que a hechos concretos se refiere, en 2014, casi a finales, el primer centro para familias monoparentales (para mujeres solas con hijos principalmente) será una realidad. Tendrá capacidad para 10 familias y a él se sumarán 30 plazas para personas sin hogar que se distribuirán entre los llamados pisos de baja exigencia, al que llegarán sus usuarios desde el albergue municipal, y dos pisos supervisados. La suma total de la asignación para el albergue y estos recursos de nueva creación es de 1.200.000 euros.
Álvarez detalló que en el caso de las ayudas básicas, se trabaja para que no sea una ayuda finalista: “No queremos dar el dinero y ya está sino trabajar con los usuarios”. Insistió en que no se pedirá nada a cambio, sino que se trata de profundizar en la situación del usuario y, como apuntó el alcalde, de buscar la forma para que “esa persona no vuelva a necesitar la ayuda el año que viene”.

Un mes y medio
Entre esas medidas el objetivo es reducir al máximo el tiempo de espera, actualmente en un mes y medio, incluso para la de los alimentos, aunque en esta última, matizó el primer teniente de alcalde, José Ángel Martín: “Las situaciones urgentes se derivan el mismo día hacia instituciones que puedan atender la necesidad alimentaria, el resto son las que están tardando un mes y medio”. El objetivo: rebajar esta ayuda a una semana. Otra de las apuestas es seguir abriendo centro de días para menores, para que “en 2014 existan siete servicios de este tipo”, detalló Álvarez. También se incrementará el número de plazas infantiles a través de convenios con guarderías privadas. Todas esta actividad se verá complementada con el desarrollo de planes específicos, como los dirigidos al menor y la familia, el de personas sin hogar y el desarrollo comunitario.

También se abordó la imposibilidad del Ayuntamiento para firmar un convenio con la empresa suministradora de energía eléctrica para evitar los cortes de luz por falta de pago: “Con Emmasa tenemos un acuerdo por el que, desde que el Ayuntamiento se hace cargo del pago, no se corta el agua. Con la luz entendemos que podría ser igual pero la compañía se niega”.