X
valle de Güímar > tras el aguacero, el análisis

Punta Prieta: pudo ser aun peor

   

El paseo de Los Zarzales, en el barranco de Badajoz, una de las vías más afectadas por el temporal. / DA
<
>
El paseo de Los Zarzales, en el barranco de Badajoz, una de las vías más afectadas por el temporal. / DA

Parte de La Caleta-Punta Prieta se encuentra situada en la desembocadura de un barranco. En Santa Lucía, también en Agache, la carretera corrió peligro, mientras una casa se desplomó. | FRAN PALLERO


NORBERTO CHIJEB | Santa Cruz de Tenerife

Los municipios de Fasnia, Güímar, Arafo y Candelaria soportaron el lunes un tremendo aguacero que, en algunos casos como en Lomo de Mena, según la estación que allí tiene situada el Cabildo, registró hasta 304 litros por metro cuadrado. La borrasca pasó sin daños personales, pero escenas como las vividas en Punta Prieta-La Caleta obligan a reflexionar sobre dónde colocamos nuestras viviendas.

Una lluvia muy beneficiosa para el Valle de Güímar, de no ser por los daños ocasionados en algunas viviendas, como el techo que se desplomó en Santa Lucía, o en fincas particulares que perdieron muros y paredones, aunque los daños más cuantiosos, según la alcaldesa de Güímar, Carmen Luisa Castro, se produjeron en las vías que el Cabildo tiene en la zona, sobre todo en la costa de Agache, en la carretera de El Puertito y en la de Los Zarzales, que ayer fue cortada debido a las peligrosas grietas que tiene, siendo reforzada con prismas de hormigón a la espera de que hoy pueda ser reabierta, en una vía de paso a muchas bodegas de la comarca.

El propio presidente del Cabildo, Carlos Alonso, el consejero de Aguas, Jesús Morales y directora insular de Carreteras, Ofelia Manjón, visitaron ayer tarde las vías afectadas junto a la alcaldesa, llegando a la conclusión de que “el Cabildo tendrá que hacer una fuerte inversión, porque los daños son considerables”, manifestó Castro.

La regidora dijo conocer el riesgo que corren los vecinos de Punta Prieta-La Caleta, un enclave costero que figura como lugar de riesgo muy grave en el Plan de Defensa frente a Avenidas de la Isla realizado hace años por el Consejo Insular de Aguas, el mismo que señala al Valle de Güímar como punto crítico por ocupación y alteración del cauce de los barrancos.

Según Castro, “el Cabildo canalizó en su día el barranco por debajo de la autopista sabiendo los técnicos que ahí había viviendas”, comentó la alcaldesa que ayer mismo dictó una resolución para eximir a los vecinos con propiedades afectadas por las lluvias de tasas e impuestos municipales en la ejecución de obras para la rehabilitación de estas.

Las clases, suspendidas ayer en Güímar por el mal estado de los colegios, volverán a impartirse hoy, al igual que en el CEO Guajara de Fasnia, otro de los centros inundados. En Fasnia, la peor parte se la llevó el barrio de Las Eras, cuya playa, en otro barranco, quedó destrozada.

En Candelaria, los mayores daños se produjeron por la ineficacia de Aqualia con el mantenimiento del alcantarillado y algunos desprendimientos de muros.

Reacciones municipales

Carmen Luisa Castro Dorta
Alcaldesa de Güímar

“Lo peor ha sido el daño en algunas casas y las vías seriamente dañadas”

“Esperábamos lluvia, pero no tanto. Si no fuera por los destrozos en algunas casas y las vías del Cabildo que han sido seriamente dañadas, se podría decir que el agua ha sido muy beneficiosa para el municipio”, comentó Carmen Luisa Castro, quien relató que lo peor ha sucedido en “la carretera de Los Zarzales y en la que va desde el barranco de Badajoz al Puertito, donde el Cabildo tendrá que hacer una fuerte inversión”, comentó, a la vez que recordó que “sus técnicos han trabajado muy duro desde la tarde del lunes y seguirán haciéndolo mañana”, a la vez que garantizó que hoy se podrá beber agua en San Juan “tras vaciado y limpieza que ha realizado Aqualia en el depósito de la zona”.

Ramón Gil
Concejal de Servicios Municipales de Candelaria

“Si no hubiera sido por Aqualia, esta lluvia sería toda una bendición”

“Si no hubiera sido por Aqualia, los daños se hubieran minimizado en Candelaria”, manifestó ayer Ramón Gil, concejal de Servicios Municipales. Gil, con evidente enfado, señaló: “Hoy mismo le voy a enviar una carta de repulsa contundente, porque el servicio de Aqualia en el mantenimiento de la red de saneamiento deja mucho que desear”, insistió el concejal del área. “El lunes estuvimos desde la una hasta la 10 de la noche viendo como las tapas se levantaban en la avenida Marítima -prosiguió- y hasta enfrente del Ayuntamiento”. Señaló Ramón Gil que por otra parte agradeció “una lluvia que sin viento ha sido una bendición para los agricultores”.