X
cuba >

Raúl Castro cree que es posible “establecer una relación civilizada” entre Cuba y EEUU

   

Se han saludado cordialmente en presencia de la mandataria brasileña

Obama y Castro se encontraron en el funeral de Mandela en Johannesburgo. / REUTERS

EUROPA PRESS | Madrid

El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha considerado que es posible “establecer una relación civilizada” con Estados Unidos, días después de que estrechara la mano al presidente estadounidense, Barack Obama, en un gesto histórico.

“Si en los últimos tiempos han existido algunos intercambios sobre temas de beneficio mutuo entre Cuba y los Estados Unidos, es posible resolver otros asuntos de interés y establecer una relación civilizada entre ambos países”, ha dicho durante el cierre del año parlamentario.

El jefe de Estado ha estimado que “es coherente con los deseos del pueblo cubano, la amplia mayoría de los ciudadanos estadounidenses” y los flujos migratorios, según informa la prensa oficial de la isla caribeña.

No obstante, ha subrayado que este eventual diálogo debería darse en condiciones de igualdad, sin comprometer la soberanía cubana. “No reclamamos a Estados Unidos que cambie su sistema político y social, ni aceptamos negociar el nuestro”, ha enfatizado.

Castro ha hecho estas declaraciones después de que el pasado 10 de diciembre accediera a saludar, e incluso a estrechar la mano, a su homólogo estadounidense, en el marco del funeral por el ex presidente sudafricano Nelson Mandela.

Este acercamiento entra Castro y Obama ha sido calificado de gesto histórico, a tenor del enfrentamiento entre ambos países, principalmente, debido al bloqueo comercial impuesto por Estados Unidos a Cuba desde hace más de medio siglo.

El ex presidente cubano Fidel Castro defendió este saludo, adelantándose así a las críticas que podían surgir de los sectores más anquilosados del Partido Comunista de Cuba (PCC) a través de un artículo publicado con motivo de la muerte de Mandela.

“Felicito a Raúl por su brillante desempeño y, en especial, por la firmeza y dignidad cuando con gesto amable pero firme saludó al jefe del Gobierno de Estados Unidos y le dijo en inglés: ‘Señor presidente, yo soy Castro’”, escribió.

Castro aprovechó para reivindicar la confianza que depositó en su hermano hace cinco años. “Cuando mi propia salud puso límite a mi capacidad física, no vacilé un minuto en expresar mi criterio sobre quien a mi juicio podía asumir la responsabilidad”, aseveró.

“Una vida es un minuto en la historia de los pueblos, y pienso que quien asuma hoy tal responsabilidad requiere la experiencia y autoridad necesaria para optar ante un número creciente, casi infinito, de variantes”, sostuvo.

Sin embargo, advirtió de que “el imperialismo siempre se reservará varias cartas para doblegar a Cuba, aunque tenga que despoblarla, privándola de hombres y mujeres jóvenes, ofreciéndole migajas de los bienes y recursos naturales que saquea al mundo”.