X
conjeturas > Juan Manuel Bethencourt

RIC en África – Por Juan Manuel Bethencourt

   

El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, dio la semana pasada carta de naturaleza a una discusión conceptual muy interesante. ¿Puede la Reserva de Inversiones en Canarias (RIC) ser utilizada fuera del territorio del Archipiélago? El Ejecutivo comunitario afirma que sí, al menos en la nueva formulación del REF canario, que si todo va bien debería entrar en vigor con el comienzo del año 2015. Se trata de una novedad interesante, aunque no de un asunto precisamente nuevo en el debate sobre los incentivos fiscales isleños y su ámbito de ampliación. De hecho esta opción quedó expresamente cercenada en la Ley de 1994, tras mucho hablar sobre ella. Las cúpulas empresariales la defendieron con denuedo, no como una especie de barra libre fiscal sino limitando su aplicación a las inversiones canarias en África Occidental, que es donde las Islas tienen una posibilidad real de internacionalización. A la Hacienda del Estado siempre le dio miedo por el riesgo de deslocalización a que daría pie, y al final todo quedó en agua de borrajas, en un debate de tantos en Canarias, sin resultado práctico alguno. Ahora es la propia Bruselas la que abre la mano, y de nuevo es el Gobierno central el que pone los grilletes, en este caso con entusiastas defensores como el diputado tinerfeño del PP Miguel Cabrera Pérez-Camacho, que se ha apresurado a replicar al comisario Almunia con un esfuerzo digno de mejor causa.

Miguel Cabrera, que es un jurista de enjundia y un fiscalista de primera clase, se muestra muy activo en la defensa del pequeño contribuyente canario y sus eventuales perjuicios por la reinversión de la RIC en África. “Mientras unos pueden llevarse su riqueza fuera de Canarias por no pagar sus impuestos, la mayoría no tienen esa posibilidad; si los contribuyentes se rebelasen lo entendería”, ha llegado a decir. Claro que si su señoría autonómica hubiera lanzado un alegato de justicia tributaria por la amnistía fiscal promovida por el Gobierno central del PP, un claro agravio en favor de los grandes defraudadores, entonces quizá sus palabras de ahora sonarían algo más coherentes y creíbles. ¿Hay que sacar la RIC fuera de Canarias? Pues según y para qué; sí para la inversión productiva en el África cercana, no para ponerla en la Bolsa de Hong Kong. Desde luego hay que tomarse en serio la idea si lo que queremos es aprovechar los incentivos fiscales canarios para diversificar nuestra economía, que es algo que nos hace mucha falta. Y los nostálgicos de las fórmulas pasadas, la utilización masiva de la Reserva para cebar la bomba inmobiliaria, van justamente en la dirección opuesta al interés general de las Islas. A ver si nos tomamos las cosas en serio.

@JMBethencourt