X
fin del temporal>

Vuelve la calma al Norte tras dos días de problemas por los desprendimientos

   

Turistas en el Puerto de la Cruz. | M. PÉREZ

Turistas en el Puerto de la Cruz. | M. PÉREZ

LUIS F. FEBLES | Puerto de la Cruz

Los municipios de la Isla Baja, principalmente Buenavista y Los Silos, recuperaron la normalidad tras dos días de intensas lluvias que provocaron diferentes desprendimientos en vías insulares y locales.

Para la localidad buenavistera la esperada calma llegó una vez finalizadas las precipitaciones de la mañana que ocasionaron la caída de piedras de considerables dimensiones en la carretera de Masca, más concretamente en el kilómetro 17.30. El Gobierno local valoró los daños, con especial incidencia en uno de los cruces de la carretera de El Palmar. También, el alcalde, Antonio González Fortes, indicó que se espera próximamente la visita del consejero de Aguas del Cabildo, Jesús Morales, para encontrar una solución al bajante del barranco que está en este último caserío.

En Los Silos, la carretera de Tierra del Trigo se abrió nuevamente al tráfico tras las labores de limpieza de escombros, con trabajos ininterrumpidos desde las 07.30 hasta las 16.30 horas por parte del personal municipal. En Garachico, el paso de la borrasca dejó filtraciones en casas, portales y garajes de las Viviendas de Protección Oficial de Visocan en Las Cruces, así como desprendimientos de diversos muros privados en La Caleta de Interián, Genovés y San Juan del Reparo.

Para la comarca de Acentejo, la nota predominante fue la calma, destacando el municipio de La Victoria, que pese a sufrir en días pasados rachas de viento de hasta 100 kilómetros por hora en las zonas altas del pueblo y la caída de luminosos navideños, no registró ayer incidentes reseñables.