X
entre cortados>

Al quinto pino… contigo – Por Arun Chulani

   

Existen los días en los que, entre lo que salgo de la ducha y termino por ponerme las botas, me apetecería irme al quinto pino. Sé que muchos preferiríais iros a Londres, Nueva York, quizás Japón, pero a mí me entran ganas de tirar a ese lugar lejano que todos conocen, todos nombran, mas nadie sabe dónde queda. Al quinto pino, el que está pallápalejos, y más lejos aún. No tengo ni idea de si se va en avión, en tren o en barco; si tengo que cruzar un armario o una pared con una lechuza enjaulada en un carrito de la compra. Aunque si he de irme a lo desconocido, no querría tenerla como compañera. Al quinto pino iría mejor acompañado. No con una persona cualquiera, no, que luego termina siendo peor el remedio. Al quinto pino iría contigo. Al lugar especial con lo más especial. El quinto pino es ese lugar que va más allá de lo conocido, el que encierra tantos secretos. Es el que no se queda en la sencillez y lo básico del primero, que se ve así, tal como es, cerquita. Si miramos el segundo y el tercero, son algo diferentes, pero accesibles con un par de pasos (o copas) de más. Ya el cuarto requiere un esfuerzo, un plus que no todo el mundo está dispuesto a realizar… Y yo, en este caso, prefiero mandar al quinto… perdón, a la Cochinchina, a los otros cuatro pinos. Quiero observar, bien acompañado, lo que el quinto esconde, el aprendizaje que puedo llegar a conseguir entre sus hojas. El lugar donde se hacen cosas que no se hacen en ningún otro lugar. He pensado que, quizás, evadirme en el lugar que nadie sabe dónde es, puede ayudarme a encontrar cosas de mí mismo que aquí no logro ver. Por ver, veo el lado positivo. Ojo: también el negativo. Puedo llegar a perderme. Incluso, si me apuráis, podría elegir quedarme a vivir allí. Y no volver. La verdad: no sé si sería algo negativo. A mí, ese lugar me inquieta. No tengo ni la más remota idea de dónde está, ni lo que me puedo encontrar allí; pero, curiosamente, existen los días en los que lo cercano parece más lejano que lo desconocido… y me tienta. Me tienta ir, e ir contigo.

@arunchulani