X
alpinismo>

El alpinista canario Juan Diego Amador logra ascender el Monte Cook

   
Juan Diego Amador muestra la bandera canaria en la cumbre del Monte Cook. | DA

Juan Diego Amador muestra la bandera canaria en la cumbre del Monte Cook. | DA

DIARIODEAVISOS.COM | Santa Cruz de Tenerife

El alpinista Juan Diego Amador suma una nueva cima de reconocido prestigio a su dilatado currículum y se convierte en el primer canario y en uno de los pocos alpinistas españoles en ascender a la cumbre del Monte Cook, en Nueva Zelanda.

El Monte Cook es una montaña relativamente baja, pues sus 3.750 metros no suponen una dificultad a superar, pero su verdadero riesgo se debe a la verticalidad de cualquiera de sus vertientes y al alto riesgo de aludes.

El mismo explica las grandes dificultades de cada tramo de la montaña: “Para mi sorpresa nos encontramos con grandes bloques de hielo desde los 2.000 metros, con un glaciar repleto de grietas de gran dimensión. Durante los primeros días en la montaña nos nevaba a diario, por lo que había un gran riesgo de desprendimientos. No recuerdo haber pasado tanto miedo como el que sentí durante las horas que atravesamos el sector de aludes; se escuchaban desprendimientos cercanos y cuando llegamos a la parte alta del glaciar, un alud barrió la ruta por donde habíamos pasado escasos diez minutos antes. Abrir huella en estas condiciones fue un trabajo muy duro. Una vez superado el glaciar viene una sección muy fácil que da paso a la parte más técnica de la montaña: una arista mixta, de roca y hielo, muy expuesta y que invita a caer al vacío. Sin duda alguna aquí se concentra la dificultad técnica de la vía, donde pusimos toda nuestra atención y empeño. Terminado el sector de roca vienen algunas rampas de entorno a 50-55 grados, y una arista de nieve muy fina que conduce directamente a la cumbre, donde apenas te cabe un pié delante del otro. Recuerdo pocas ascensiones tan arriesgadas como la que hemos hecho al Monte Cook, pues a la dificultad técnica de la ascensión se le suman los riesgos objetivos (aludes, grietas, desprendimientos, etc.). Dave Anderson y yo hemos sido una muy buena cordada y hemos hecho un gran trabajo; cada uno ha tenido que aplicarse a fondo cuando le tocaba encabezar la escalada, turnándonos y coordinándonos perfectamente durante la ascensión”.

Amador ha realizado una serie de pequeños videos sobre su viaje a Nueva Zelanda que se pueden ver en su perfil de Facebook y en su página web, donde difunde sus aventuras alrededor del Planeta siempre con su peculiar estilo didáctico. Lejos de parar en su actividad deportiva y paralelamente a sus objetivos deportivos, Juan Diego sigue desarrollando su actividad como Guía de Montaña y tiene previsto salir con un grupo la próxima primavera a Nepal. “La idea de ayudar y facilitar a otras personas la posibilidad de vivir su aventura siempre ha rondado en mi cabeza, así que tengo previsto organizar algunos viajes guiados en los que pueda participar prácticamente cualquier aficionado al conocimiento geográfico, los viajes y las montañas”.

“Tras descender de la cumbre del Monte Cook me siento muy afortunado y tremendamente satisfecho por haberlo conseguido. Dedico esta cima a mis patrocinadores, pues a pesar de la situación actual y de los recortes presupuestarios, me han apoyado en la medida de las posibilidades, lo cual agradezco doblemente: mi agradecimiento al Organismo Autónomo de Deportes del Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna, al Cabildo Insular de Tenerife, a la Dirección General de Deportes y a TRANGOWORLD, quien se ocupa de equiparme y de que no pase excesivo frío durante mis expediciones. Una vez más las banderas de Canarias, de Tenerife y de La Laguna han ondeado en una gran cima”.

A pesar de su escasa altitud, entre los alpinistas el Monte Cook está considerada una de las grandes montañas, pues entraña muchos riesgos y una considerable complejidad técnica. Sin duda alguna, tanto Amador como sus patrocinadores deben estar satisfechos por haber empezado el año sumando una nueva gran hazaña.