X
ON AIR > Óscar Herrera

El arte de hacer fichajes – Por Óscar Herrera

   

El arte de fichar no es nada sencillo. Y ya se sabe que el éxito o el fracaso de un fichaje está separado por una muy pequeña línea que es fácil de sobrepasar de una lado hacia otro. Pero si hablamos de fichajes de invierno la cosa se complica más. Es un mercado complejo, donde a lo largo de los últimos años el CD Tenerife ha tenido de todo, desde sonados fracasos y jugadores que pasaron de puntillas por el club, hasta refuerzos llegados en el solsticio de invierno que rindieron a un nivel más que óptimo.

Pero, ¿de qué depende realmente que un fichaje hecho en este mercado invernal se convierta en un verdadero refuerzo? No lo sé a ciencia cierta, pero la experiencia me dice que muchas veces se acude a este mercado para lo que se denomina fichar por fichar. Es decir, vamos a traer algo sin que realmente tengamos la certeza o la sospecha de que va a funcionar. Sin ir más lejos, la temporada pasada Fran Ochoa y Carlos Portero no dieron resultado. Otra pregunta: ¿de verdad necesita el Tenerife reforzarse? Esta es la cuestión que más debate genera, aunque la opinión mayoritaria es que sí; que este equipo debe traer a varios jugadores que mejoren lo presente. Pero claro, ¿qué conjunto no los necesita? Pero centrándome en nuestro equipo, soy de la opinión que, salvo que podamos llegar a un megacrack, cosa imposible, no sería tan determinante darle a Cervera otras variantes. ¿Defensas? No lo veo. ¿Centrocampistas? Creo que vamos bien surtidos. ¿Delanteros?…

He aquí donde la mayoría quiere cambios. Se apuesta casi por unanimidad por dar salida a jugadores como Guillem o Borja, y traer a… ¿Ángel, por ejemplo? Reconozco que es un delantero de nivel, pero Cervera sabe que hay jugadores que aunque no jueguen le dan otras cosas importantes para la estabilidad del grupo. En los últimos días, ante los insistentes rumores de posibles salidas de algunos jugadores del equipo insular, varios de los posibles señalados se han desmarcado, dando por sentado que no piensan salir del club ahora. Así y todo, no digo que con un jugador como Ángel no tengamos una delantera de lujo, pero no es tan fácil. Ni fichar a Ángel, ni sacar jugadores. En definitiva, este mercado es muy arriesgado, y además hay que contar con la variante del escaso margen económico marcado por el control presupuestario de la LFP.

Con todo, sigo pensando que con lo que hay es suficiente para conseguir el objetivo, y que, sin esperar que los canteranos sean los que salven los muebles, es el momento de apostar de verdad, y no ir a buscar fuera fichajes de dudoso rendimiento pagándole lo que les negamos a los de aquí. Llevamos décadas haciéndolo y ya es hora de cambiar. El que no arriesga no gana y además se queda con las ganas de haberlo hecho.