X
santa cruz >

Carmelo Peña: “Hay taxistas en Santa Cruz que pasan hambre pues ni cubren los gastos fijos”

   
Carmelo Peña, presidente de la Unión de Trabajadores Autónomos del Taxi (UTAT) de Santa Cruz. | FRAN PALLERO

Carmelo Peña, presidente de la Unión de Trabajadores Autónomos del Taxi (UTAT) de Santa Cruz. | FRAN PALLERO

A. M. GONZÁLEZ | Santa Cruz

El presidente de la Unión de Trabajadores Autónomos del Taxi (UTAT) de Santa Cruz, la asociación mayoritaria del colectivo de taxistas de la capital tinerfeña, acusa a las administraciones públicas de llevar a la ruina a muchos trabajadores de este sector y de la pérdida de la calidad del servicio. Carmelo Peña asegura que la rentabilidad de un taxi en Santa Cruz es negativa, no cubre los gastos fijos y de amortización de la licencia e, incluso, afirma que “hasta hay compañeros que pasan hambre por tener que priorizar poner una cubierta nueva a su vehículo”.

-La UTAT ha denunciado que el sector del taxi en Santa Cruz “está arruinado” y que la situación es tan grave que hay taxistas que han perdido su taxi o su licencia por las deudas con la Seguridad Social…

“La realidad es que el exceso de licencias se arrastra desde hace muchos años y esto ha provocado que centenares de compañeros progresivamente estén acumulando cargas económicas que puntualmente, a partir de 2007 con la implantación del tranvía, se han convertido en incompensables. Son especialmente aquellos titulares de licencia que tienen como únicos ingresos los obtenidos de su taxi. Los afectados tienen nombre y apellido. Han estado y están perdiendo su relación familiar, sus viviendas, su puestos de trabajo, su tiempo de ocio y hasta su futuro como pensionistas. Es cierto que hay compañeros que pasan hambre por tener que priorizar poner una cubierta nueva a su vehículo. También es cierto que son pocos los que consumen más de un año de pensión de jubilación si tuvieron tiempo de solicitarla. La cuantificación de perdidas es constatable. Por análisis de rentabilidad la explotación de un taxi hoy en este municipio es negativa, y cuando decimos negativa es que no cubre los gastos fijos y de amortización de la licencia, lo que da salario cero y perdida patrimonial. Pero esto se solapa por la diversidad en la particular situación patrimonial de cada taxista, que en el mejor de los casos cubre sus pérdidas con ingresos ajenos a la explotación de su taxi, con el único propósito de mantener hasta que se solucione el exceso de licencias su puesto de trabajo, y lo que entienden es un bien patrimonial que podrán trasmitir a sus hijos cuando se asuma y respete por nuestro Ayuntamiento la regulación de este servicio”.

-Lejos de solucionarse, parece que el problema del sector del taxi en Santa Cruz se hace eterno con varios asuntos sin resolver, como el rescate de las licencias, la autorregulación, el día de parada, etc. ¿Cuál es la situación actual?

“Entendemos que es exclusivamente el exceso de licencias de taxi en este municipio lo que determina la imposibilidad de asumir cualquier otra circunstancia que afecte a este colectivo, y que pudiera ser necesario regularizar en beneficio del interés público. Es evidente que con una explotación insostenible y con la totalidad de cargas recayendo sobre los titulares de licencia no hay capacidad económica ni humana de atender otra cosa más que la propia subsistencia personal y familiar de los autónomos, que tienen obligación de prestar este servicio de transporte público de viajeros declarado clave para la movilidad insular. Esta es la realidad y en tanto no se asuma así por nuestras Administraciones la ruina de muchos trabajadores y la pérdida de calidad del servicio será inevitable”.

-Ustedes culpan de sus problemas tanto al Ayuntamiento de Santa Cruz como al Cabildo, porque fue con el aumento de licencias y la puesta en funcionamiento del tranvía cuando empezó su “calvario”. ¿El tranvía se está comiendo al taxi?

“Nosotros no culpamos, nosotros denunciamos y responsabilizamos a nuestro Ayuntamiento, Cabildo y Gobierno de Canarias por atropellar sistemáticamente los derechos de los ciudadanos, y por extensión de los taxistas de este municipio, al actuar contra derecho ocasionando desequilibrio entre las modalidades de transporte público que se ofertan en el área metropolitana. Los datos están ahí: 13 millones anuales de desviación de usuarios al tranvía, más de 700 millones de euros en inversión y subvenciones al déficit para TITSA y Metropolitano en los últimos 8 años. El tranvía no se comería a nadie sin sus ayudas en competencia desleal y menos a nuestro taxi que tiene la tarifa más baja del estado, profesionalidad y una flexibilidad total, tanto de horario como de movilidad. Y no ha de suponer carga económica para la Administración salvo que esta reestructure la oferta de servicios de transporte público en perjuicio de los taxistas, que es el caso. La compatibilidad entre trasportes no se cuestiona, pero es obvio que debe existir un equilibrio y así lo establece la ley en interés público”.

-¿Qué valoración hace del funcionamiento de la Mesa del Taxi?

“La Mesa del Taxi como tal no existe, ni ha existido nunca. A lo que usted se referirá es a la reunión de directivos del taxi y otros invitados del grupo de gobierno de nuestro Ayuntamiento que, sin haber sido validados para ese cometido por el general de titulares de licencia del municipio, nos reunimos con diferenciadísimo interés -unos particular y otros, como la UTAT, por el del colectivo- cuando al concejal le viene a cuenta. No hay trasparencia ni ratificación de actas. No hay acuerdos vinculantes, no hay ponderación de voto en relación siquiera al número de asociados, no hay participación del resto de grupos políticos, no hay diferenciación entre representación sindical y empresarial pura. La UTAT, por dos veces, con el apoyo de toda la oposición y de la mano del edil Guillermo Guigou, ha solicitado regulación de esta situación al pleno del Ayuntamiento en los escasos meses que estamos representando a esta asociación, pero parece que ahí no interesa lo democrático”.

-¿Qué tipo de ayudas oficiales reciben los taxistas de Santa Cruz?

“Bueno, esto casi parece una pregunta trampa, pues a pesar de haberse convenido en 2012 un acuerdo entre Ayuntamiento y Cabildo por 2,4 millones de euros para ayudar al abandono voluntario de la actividad de taxista fraccionado en tres años, entendemos que se está haciendo un uso muy irregular de este. Además, ha ocasionado otros perjuicios colaterales, que más bien parece nos quisieran poner proa al risco. En todo caso, en el interés general del colectivo no se ha producido mejora significativa. Se han retirado de la circulación más licencias a costo cero a los que justificarían las ayudas que las que se han subvencionado”.

-La división del sector tampoco les ayuda a conseguir los objetivos de sus reivindicaciones. Ustedes han denunciado el “servilismo” de algunas de las asociaciones. ¿Ve aun factible la unión del sector?

“No estamos de acuerdo en la afirmación de que el sector este dividido. La opinión del sector lo que está es anulada por la situación que nuestro gobierno municipal se empecina en mantener respecto a la representatividad de este. Es evidente que la unión no solo es viable, sino irrenunciable, pero habrá de ser a partir de una consulta democrática y fiscalizada por el Ayuntamiento a la totalidad de titulares de licencia, solicitándoles ratifiquen su respaldo a los representantes que ellos quieren tener ante la Administración como se formalice la unión. Esto, por supuesto, ponderando la representatividad al respaldo obtenido por los elegidos y vinculante para las administraciones en lo que se refiere a asuntos de interés general del colectivo, algo que reitero ha sido rechazado por nuestro Gobierno municipal ya en dos ocasiones en el Pleno”.

-¿Este desencuentro de la UTAT con la Administración, y en especial en lo relativo al convenio, podría terminar en los tribunales?

“No descartamos que esto pudiera suceder y estamos intentando despejar algunas lagunas que observamos en lo que nos fue presentado como una forma jurídica más adecuada que el propio rescate de licencias previsto en el artículo 30 del Reglamento del Taxi de Canarias. En todo caso hay tiempo para que si esta situación no fuera todo lo apropiada que corresponde de acuerdo a derecho los propios implicados o la oposición de estos planteen opciones de reparo. Hay que recordar que el 13 de enero de 2012 la UTAT, Cooperativa Hogar del Taxista, la disuelta Asidet, Cooperativa Radio Taxi San Pedro, Radio Taxi Santa María y Radio Taxi San Marcos acordamos, y así dimos registro de entrada en el Ayuntamiento, un recurso para la modificación de condiciones de ese convenio previo a su aprobación, y solicitud de otras medidas que fueron desestimadas en su totalidad con silencio administrativo. Ese es el valor y respecto al consenso que nuestro Ayuntamiento manifiesta cuando tiene que asumir responsabilidad. En todo caso, esto no es más que una de las irregularidades manifiestas que ha ejecutado nuestro Ayuntamiento, en perjuicio claro del interés del colectivo y de la calidad de este servicio público vital para la movilidad y, en multitud de ocasiones, hasta de apoyo en emergencias y auxilio social, además de auténtico agente económico de promoción turística, por favorecer intereses partidistas y económicos muy cuestionables ”.