X
tribuna > Carmen Tomás

España ha vuelto – Por Carmen Tomás

   

La prensa norteamericana parece que ha cambiado su visión sobre España y esta vez sin titubear. Coincidiendo con la visita a Estados Unidos del presidente Rajoy nos han dedicado artículos elogiosos sobre la marcha de la economía de la que dicen está emergiendo de la oscuridad. Y es que ahora sí empieza a creerse bastante gente que los signos de recuperación son más sólidos. Precisamente el lunes, el ministro de Economía en una comparecencia en el Congreso, a petición propia, adelantó que durante el cuarto trimestre el PIB podría haber crecido un 0,3%. Cierto que De Guindos no lanzó las campanas al vuelo, aún hay cosas importantes que resolver, pero se van sumando las mejores perspectivas. Por ejemplo, el consenso de analistas de Funcas ha elevado su previsión de crecimiento de la economía para este año al 0,9 y hace unos días era JP Morgan quien decía que “España ha vuelto” para crecer hasta el 1% en 2014. Todas las previsiones que se van dando, por cierto, por encima del 0,7% que prevé el Gobierno. Como consecuencia de esta mejora en la actividad, mejoran las previsiones de desempleo y ya se espera aumento neto de puestos de trabajo para la segunda mitad de este año. Éste sigue siendo obviamente el principal problema. La tasa de paro seguirá siendo muy elevada durante mucho tiempo, porque el paro es la principal lacra de este país y lastra no sólo los proyectos personales sino también el arranque de otras variables. En todo caso, el viaje a Estados Unidos del Gobierno y empresarios a la búsqueda de inversiones y para consolidar la confianza ha cumplido su misión. España recibe miles de millones de inversión y ya es capaz de financiarse y de colocar bastante más barata su deuda. El objetivo del Tesoro para este año es ambicioso y de momento no ha empezado mal. La prima de riesgo se destensa, veremos ahora que el BCE va a aflojar su manguera de dinero. Hay que seguir con las reformas. Lo ha dicho Mariano Rajoy aunque sin mencionarlas. Desde luego, una más profunda de las Administraciones Públicas no puede esperar. El Estado tiene que aumentar los recursos por la vía de reducir los gastos y a ser posible y cuanto antes bajar los impuestos para apuntalar la mejoría que sin ninguna duda muestran indicadores relevantes de la economía española.