X
ON AIR > Óscar Herrera

Los exámenes parciales – Por Óscar Herrera

   

En muchas ocasiones las notas de los exámenes parciales se parecen a los resultados de los exámenes finales. El que va cumpliendo con el curso y sacando adelante cada trimestre con aprobado, al final del curso lo normal es que no pase apuros y cumpla con los objetivos. Eso, que en materia educativa suele ser así, en fútbol no va muy desencaminado, pero con los típicos matices de un deporte en el que el azar y otros factores campan a sus anchas y lo hacen incontrolable y a la par apasionante.

El CD Tenerife aprueba en enero. Lo hace con nota, no solo por su puntuación, sino también por la seguridad que trasmite, aunque durante lo que llevamos de curso futbolístico haya tenido un par de deslices como el día de Zaragoza, o sin ir mas lejos cuando ante el Sabadell hicieron novillos los blanquiazules. Aquí tengo que acentuar lo aplicado del alumnado tinerfeñista y la sapiencia y capacidad de mantener vivos a sus alumnos del profe Cervera. Un maestro que sabe tener contenta y de su lado a la clase, y aunque no sea el típico profesor coleguita de sus alumnos, sí sabe como ganarse, a base de equidad y justicia en sus decisiones, a una clase tan particular como la formada por un vestuario de fútbol. Pero, volviendo al principio, este Tenerife sabe que todavía tiene que hincar los codos duramente en los cinco meses de liga que quedan. Planteando la competición como una oposición, hay muchos más aspirantes a las plazas de la permanencia que también han hecho los deberes. Ni siquiera tenemos al típico rezagado que se deja ir, o da por perdido el objetivo a mitad de curso.

Todos saben que pueden aprobar en junio, y el segundo parcial de la liga promete emociones fuertes; alegrías, decepciones, y algún que otro palo que se llevará aquel que se duerma en los laureles. Visto lo visto, ningún equipo de la categoría tiene nada asegurado. Ni por arriba, y mucho menos por abajo, con lo que las notas de final de curso están todavía por decidir. El CD Tenerife está en el buen camino. Lleva un camino casi inmaculado para la inexperiencia que atesora esta plantilla en una exigente categoría, pero los 27 puntos hay que multiplicarlos por dos, y para eso debe empezar a responder desde el próximo control que pone la competición ante el Alcorcón. Rival directo, goal average particular en juego… Demasiado importante el envite como para pensar en que queda tiempo y ya se podrá reaccionar más adelante.

A partir de ahora, empieza la fase más decisiva de la liga, y se irá aproximando la fecha de los exámenes finales con sus nervios y maletines varios. Cada punto es ya una contrarreloj para volver a aprobar en junio, y ser uno de los que sonrían en verano mientras otros llorarán sus penas bajo el frío de la Segunda B.