X
óbito >

Fallece Ricardo Tavío Peña, exconsejero del Cabildo y responsable de Turismo de Tenerife

   
Ricardo Tavío Peña recibe el título de Hijo Ilustre de la isla de Tenerife

Ricardo Tavío Peña junto a Ricado Melchior. / FRAN PALLERO

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz

El exconsejero del Cabildo y responsable de Turismo de Tenerife Ricardo Tavío Peña falleció ayer a los 68 años de edad tras una larga enfermedad. Su último adiós tendrá lugar hoy, lunes, a las 13.20 horas en el tanatorio Santa Lastenia, en Santa Cruz. Tío de la dirigente del Partido Popular Cristina Tavío, el pasado 18 de junio fue homenajeado por la corporación insular, en un acto en el que fue reconocida su larga trayectoria como representante público y recibió el título de Hijo Ilustre de la isla de Tenerife.

El actual presidente del Cabildo, Carlos Alonso, recordó ayer cómo comenzó Tavío su intervención en aquel emotivo homenaje. “Ser persona, lo demás no interesa”, dijo. “Aunque parece simple, esta frase define a la perfección a Ricardo Tavío y el modelo a imitar. El liderazgo turístico que ocupa en estos momentos Tenerife se debe en gran medida a personas como Ricardo, que han dado todo por esta tierra. Descanse en Paz un gran profesional y mejor persona”, señaló Alonso.

Trayectoria

Ricardo Tavío Peña (Santa Cruz de Tenerife, 12 de marzo de 1946) perteneció como consejero al Cabildo en los mandatos 1983-1987 y 1987-1991 en representación de la Agrupación Tinerfeña de Independientes (ATI), donde desarrolló una labor muy importante en materia turística, conforme a sus conocimientos y experiencia en la materia. Ocupó diversos puestos de responsabilidad en el Patronato de Turismo, destacando por su carácter dialogante y conciliador. Además fue presidente en el CIT del Sur entre 1980 y 1988 y miembro de Ashotel.

Formado en las Escuelas Pías, decidió formarse como técnico de empresas y actividades turísticas, siendo miembro de la primera promoción que obtuvo esta académica, complementada con la de administrador de fincas y enriquecida con los estudios en la Facultad de Derecho en la Universidad de La Laguna, tuvo una estrecha vinculación con diversos sectores de la sociedad tinerfeña y canaria por sus actividades personales y profesionales, amén de su paso por la política.

Miembro de una familia estrechamente vinculada con el Sur, pronto adquirió el compromiso de trabajar por su desarrollo y expansión. Todo ello le valió para comprender, como testigo privilegiado, las consecuencias que tendría la visión de personas como su padre, José Antonio Tavío, junto a José Miguel Galván, Cándido García Sanjuán, Rafael Puig y otros ilustres tinerfeños, en el nacimiento y despegue turístico de una zona hasta entonces mal comunicada y centrada exclusivamente en la actividad agraria.

Demostró un gran dinamismo y sensibilidad con el deporte y la cultura que demostró en el Real Club Náutico de Tenerife de baloncesto en el que llegó jugar en la máxima categoría, pero también en otras disciplinas como fútbol, balonmano, natación o boxeo.

En materia cultural, fue un gran aficionado a la música, su verdadera pasión fue el bel canto, formó parte de distintas agrupaciones corales y realizó una importante labor en la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Opera (la ATAO).