X
tribuna > Francisco Muro de Iscar

Horas extra para los Reyes – Por Francisco Muro de Iscar

   

Lo siento, habéis terminado vuestro trabajo con éxito, como todos los años y habéis dejado la alegría en millones de hogares, especialmente entre la gente menuda. Pero no solo venís para los pequeños. El día en que los mayores perdamos la esperanza en esa noche de misterio, la ansiedad por comprobar si habéis venido o no, por ver la cara de los niños, su sorpresa, sus gritos… seguramente lo habremos perdido todo. Espero que no pase nunca. Pero os decía que lo siento, porque este año, si no lo habéis hecho ya -como sois Magos, tal vez lo hayáis arreglado sin que nadie os lo pidiera- tenéis que hacer horas extras. En enero, en febrero, en marzo… hasta enero del año que viene, por lo menos. Tenéis que traernos algo para que este país crea en sí mismo, deje de ser cainita y se ponga a trabajar codo con codo, sin partidismos, para salir de verdad de la crisis. Tenéis que conseguir -a lo mejor necesitáis mucho más de un año para eso- que los políticos, sean del color que sean, pongan a las personas como objetivo de la política en lugar de ser ellos los protagonistas. Les hemos elegido para que gobiernen por y para los ciudadanos, pero eso que parecen creerse cuando están en la oposición lo olvidan inmediatamente que alcanzan el poder. Tenéis que hacer algo para que esos políticos que nos gobiernan demuestren que su primera prioridad, el principal objetivo de sus políticas es crear empleo, créditos a los emprendedores que están dispuestos a jugarse todo a una carta y apoyo a iniciativas que puedan sacar de las listas del desempleo a más de cinco millones de ciudadanos sin esperanza. El mejor regalo para cualquiera, especialmente para los jóvenes, es un empleo. Tenéis que grabar a fuego en la conciencia de los políticos que la educación, la sanidad y la justicia son derechos de todos los ciudadanos y que no se pueden poner barreras para su acceso ni por falta de medios ni por su condición de extranjeros en situación irregular. Seguramente hay que seguir recortando, pero la educación es el futuro de todos, la salud un requisito irrenunciable y el acceso a la justicia, la última garantía para defender los derechos. Hay muchas más cosas que tenéis que hacer durante este año. No olvidéis a las víctimas, especialmente a las de ETA. Es un tiempo difícil para ellas porque los asesinos están en la calle, crecidos, sin pedir perdón y burlándose del Estado de Derecho. Tiene que haber instrumentos para que nadie les arrebate ni un ápice de su dignidad. Les quitaron vidas, dejaron a miles de familias en la más profunda de las tristezas, pero nadie debe robarles la dignidad. Los asesinos, menos que nadie. Y, finalmente, queridos Reyes Magos, vosotros que adorasteis al Dios-con-nosotros, apoyadnos para que seamos capaces de construir un proyecto de vida solidario y justo para la humanidad, donde no haya ciudadanos de segunda, de tercera… o de regional.