X
economía >

Industria asegura que el cambio de la potencia eléctrica no conlleva “ningún peligro”

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

La Consejería de Industria y Energía del Gobierno de Canarias ha asegurado que cambiar la potencia eléctrica contratada para ahorrar en la factura de la luz no conlleva “ningún peligro”, pues las compañías son las encargadas de garantizar que los hogares tengan la potencia adecuada para que ningún aparato se vea comprometido.

Esta es la respuesta que hace la Consejería a la advertencia que ha hecho la Asociación de Instaladores Eléctricos y de Telecomunicaciones de Santa Cruz de Tenerife (Asinelte), que ha aconsejado a los consumidores que vayan a tomar esta decisión que consulten con técnicos autorizados, ya que cambiar la potencia de electricidad contratada puede ser perjudicial en determinados casos y conllevar costes.

A través de un comunicado, la Consejería ha querido recordar a las asociaciones de instaladores eléctricos que la propuesta para reducir el término de potencia contratada será “sin coste alguno” para los usuarios y les pide que colaboren, ya que “alentar miedo es el peor consejo en un momento en el que hay que ayudar a las familias que no pueden hacer frente al pago del recibo”.

Asimismo, el departamento autonómico aclara que en esta medida el vínculo se establece entre la compañía suministradora, el abonado y el Gobierno, por lo que los instaladores son “ajenos” a estas decisiones, e insiste en que los abonados podrán solicitar la reducción de la potencia contratada a la compañía con la que tengan suscrito su suministro eléctrico.

La Consejería que dirige Francisca Luengo incide en que la compañía comercializadora/suministradora prestará “gratuitamente” la asistencia técnica necesaria para que la nueva potencia contratada se ajuste “estrictamente” a las necesidades o advierta “claramente” a los clientes de sus limitaciones.

El asesoramiento, añade, debe incluir la posibilidad de acogerse a tarifas con discriminación horaria, y reitera que la compañía suministradora tendrá que instalar nuevos contadores a los abonados que soliciten la reducción de potencia contratada “sin coste alguno para éstos y sin más trámites”.