X

Kairós: oasis de solidaridad – Por Rafa Lutzardo

   

Si por algo se caracteriza la actual crisis económica por la que atraviesa Canarias con los más necesitados es por la solidaridad de muchas familias, vecinos, asociaciones, ONG, Banco de Alimentos de Tenerife, trabajadoras sociales, Obra social de La Caixa, oficina del voluntariado del Cabildo de Tenerife y medios de comunicación. Mientras tanto, la monarquía española, la Iglesia y los políticos siguen viviendo sin conocer lo que es una crisis de miserias, penurias y hambre. Sin duda, las manos de los poderes fácticos nunca revolverán contenedores de basuras; sus ojos derramarán lágrimas y sus noches no se verán alteradas por lo que le pueda pasar a una familia necesitada de toda prestación social, laboral y económica. Sin embargo, entre los pobres existen personas buenas, con corazones solidarios y nobles. Entre ellos, la Asociación Kairós, cuyo responsable es Benjamín Barba Villarejo, que junto con su gran equipo humano llevan realizando durante muchos años una gran labor de ayuda solidaria con los más necesitados. La Asociación Kairós atendió durante el año 2013 a un total de 15.455 personas; un 13,99% más que en 2012. Además del reparto de alimento, el voluntariado de la Asociación Kairós trabaja, al mismo tiempo, para que el calor humano que toda persona necesita y merece lo tenga, con la finalidad de que pueda recuperar la esperanza y la ilusión perdida. En este sentido, su presidente, Benjamín Barba Villarejo, asegura que “la pérdida de esperanza en muchas personas por encontrar un trabajo digno que les pueda ayudar a salir de la situación de empobrecimiento en la que se encuentra. La falta de ilusión para luchar por cuestiones importantes en la vida, tras la pérdida de vivienda y otras cosas que ellos consideran importantes, es el nuevo rostro de las personas que están en el umbral de la pobreza, con un riesgo muy considerable de caer en la marginalidad, a ver que sus necesidades básicas no son cubiertas”. Por otro lado, la Asociación Kairós es una entidad altruista, solidaria; consolidada por un grupo de personas trabajadoras y colaboradoras dignas de toda mención, pues no en vano colaboran a lo largo de todo el año sin regatear en esfuerzos, con el objetivo de aliviar miles de estómagos humanos que malviven en el umbral de la pobreza y de paso, lograr en ellos una sonrisa. Por lo tanto, es el pueblo canario el que se manifiesta en la solidaridad y en hechos; haciendo el trabajo que deberían de hacer el Gobierno estatal y regional. Toda ayuda es poca, pero cuando se lleva a cabo como lo hace la Asociación Kairós: ¡bendito sea!