X
el dardo > Leopoldo Fernández

Oferta turística – Por Leopoldo Fernández

   

El Cabildo de Tenerife lidera un proyecto impulsado por la Unión Europea denominado EUSky Route para la puesta en marcha de rutas astroturísticas en media docena de países del Viejo Continente. Se pretende con ello poner en valor las infraestructuras y, en general, todos los recursos astronómicos disponibles con vistas a su aprovechamiento a través de rutas turísticas establecidas al efecto, lo que abre nuevas posibilidades de ocio en un sector llamado a innovar, diversificar y mejorar su oferta en un mundo cada vez más competitivo. Canarias, especialmente a través de Tenerife y La Palma y de las actividades propias del Instituto de Astrofísica, dispone de un cielo con las mejores condiciones para la observación de los astros en el hemisferio norte y no cabe duda de que la apertura de rutas destinadas a tal fin constituiría un estimable objetivo para los aficionados a la cosmografía que visiten las Islas. Si además, como mejor complemento, se instala un centro de visitantes debidamente dotado en la zona de Izaña, donde radica el gran complejo de observatorios de la Isla, no sólo los turistas extranjeros sino también los canarios aficionados a la observación del cielo podrían conocer de cerca unas actividades cada vez más populares sobre las que las Islas tienen mucho que decir. Pero este nuevo nicho de mercado debe continuar con otros con expectativas similares, como el turismo ornitológico, que tiene uno de sus principales puntos de atención en la punta de Rasca; el de contemplación de cetáceos en aguas de Los Cristianos; el de submarinismo, con especial atractivo en el Mar de las Calmas; el de pesca de altura, especialmente túnicos entre La Gomera y Tenerife, y tantos otros como el turismo sanitario, el de naturaleza, el de golf, el de vela y otras prácticas deportivas, el de alta competición -para el que los centros de alto rendimiento en altura resultan complementos muy apropiados-, el de parapente y vuelo sin motor, el histórico-cultural, el vinculado al carnaval, el de ensayo y contienda automovilística, el de compras y moda, el de juego, el relacionado con las fiestas populares… Cuantas más iniciativas turísticas se adopten o impulsen por el empresariado y respalden las instituciones, mejor para nuestros visitantes. El turismo de sol y playa ha mostrado durante años sus grandes posibilidades, y con toda seguridad las ha de mantener en el futuro próximo; pero si no somos capaces de diversificar la oferta y buscar nuevos nichos de mercado, mejorando al tiempo la calidad de los servicios y los entornos urbanos, podemos perder clientela tradicional y no atraer a nuevos turistas interesados en actividades originales con más y mejores prestaciones de ocio.