X
SANTA CRUZ >

El plan que limita las emisiones a la refinería estará antes del verano

   
refineria cepsa Santa Cruz

Refinería de Santta Cruz. | SERGIO MÉNDEZ

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

El Plan de Calidad del Aire de Santa Cruz de Tenerife fijará la salida de la refinería de la ciudad. El plazo será mayor o menor dependiendo de si la industria puede cumplir o no con los nuevos parámetros de contaminación que se establecen en el documento, mucho más restrictivos que los actuales y que eleva casi en el 30% las limitaciones a la emisión de partículas.

El plazo para conocer ese cumplimiento también se conocerá en breve tras confirmar ayer el Gobierno de Canarias que la aprobación del plan será inminente, antes del verano. Este documento coloca a la refinería en una situación complicada, ya que, como reconoció ayer el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, al término de la reunión de seguimiento de la Comisión de Calidad del Aire con el Gobierno de Canarias: “Una vez aprobado el plan la pregunta que tendremos que hacernos es si la refinería podrá cumplirlo”. “Si lo cumple -continuó- habremos avanzado en la calidad ambiental y la sanidad de los vecinos de la ciudad”. Un cumplimiento que tendrá que ir acompañado de una serie de medidas compensatorias, como es la reducción considerable de las emisiones de dióxido de azufre (SO2), así como de dióxido de carbono (CO2), y se les “asegure que en ningún caso se volverán a superar los límites permitidos de presencia dióxido de azufre en el aire”.

Si la refinería no es capaz de ajustarse a los parámetros que marca el documento, lo que piden al Gobierno de Canarias “es que inmediatamente estudie las alternativas” que existen “a que esa industria siga estando en la ciudad porque desde luego no parece lógico que continúe”. “Tendremos que exigir el cierre de la instalación si no cumple y que estos terrenos sirvan para crear otro tipo de puestos de trabajo, que garanticen el futuro laboral de sus empleados a través de la reconversión, tal y como se ha hecho en otros lugares del Estado español”, afirmó José Manuel Bermúdez.
El alcalde quiso así situarse “al lado de los trabajadores” aunque matizó que “si la refinería no cumple los parámetros de contaminación”, no pueden “permitirlo”. Llegado ese caso, tendría que ponerse en marcha otra mesa en Industria, con el Gobierno de Canarias. “Puedo entender que la refinería es una instalación estratégica para el Archipiélago pero nunca a costa del medio ambiente y la sanidad de Santa Cruz”, razonó Bermúdez.

Más comunicación

La reunión, a la que asistieron además del alcalde, la concejal de Medio Ambiente, Yuri Mas, por parte del Ayuntamiento y el director general de Salud Pública, José Díaz-Florez, por la del Gobierno regional, también sirvió para que Bermúdez exigiera a la comisión que se dirigiera a la refinería para que le pida que comunique en tiempo y forma sobre los incidentes que se producen en la industria y que pueden causar alarma entre la población: “Hemos solicitado que se le pida que informe directamente a la población y a los medios de comunicación cada vez que existe una incidencia o una anomalía”.

“No puede ser -continuó- que nos enteremos por los medios de comunicación, ya no solo las instituciones, sino los vecinos”. “Tiene que haber información cuando hay una llamarada mas grande de lo normal, cuando haya problemas de cualquier tipo, los ciudadanos tienen que saberlo, conocer qué hace la refinería para arreglarlo”, insistió.