X
política>

Rajoy ofrece una financiación más “justa y equilibrada” para Canarias

   
El jefe del Ejecutivo canario, Paulino Rivero, durante una reunión del Consejo de Gobierno. | DA

El jefe del Ejecutivo canario, Paulino Rivero, durante una reunión del Consejo de Gobierno. | DA

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

En la órbita del Gobierno de la nación reconocen que la financiación autonómica no es “justa” para Canarias. No al menos lo suficiente como para compensar las carencias de las que adolece el Archipiélago en un contexto de dificultades añadidas.

Con esa premisa sobre la mesa, Mariano Rajoy ofrecerá a Paulino Rivero un sistema “más equilibrado” que el actual. Ese compromiso no será un elemento extraño en la “crucial” reunión de hoy en La Moncloa. Es una idea que se ha ido madurando con vistas a la revisión del actual modelo, antes del 31 de marzo, en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

En España coexisten dos regímenes de financiación de las comunidades autónomas: el común y el foral (País Vasco y Navarra). Dentro del primero, Canarias participa de unas excepciones económicas y fiscales por “razones históricas y geográficas”, que se han regulado a través de las disposiciones de la Unión Europea sobre regiones ultraperiféricas. De acuerdo con esas especificidades, en las Islas se aplica el IGIC en vez del IVA. Además, el AIEM grava la producción e importación de bienes y fija unas reducciones y exenciones a una serie de productos fabricados en este territorio.

Aunque no siempre se respeten, las singularidades isleñas están consagradas tanto por la Constitución, aun a falta de concreción, como por el Régimen Económico y Fiscal. Así, el REF dispone que “el coste de la actividad económica no debe situar a Canarias en una situación de desventaja respecto de la media de las restantes regiones”.

El artículo 156 de la Carta Magna establece que las comunidades “gozarán de autonomía financiera para el desarrollo y ejecución de sus competencias con arreglo a los principios de coordinación con la Hacienda estatal y de solidaridad entre todos los españoles”. En consecuencia, “podrán actuar como delegados o colaboradores del Estado para la recaudación, la gestión y la liquidación de los recursos tributarios de aquel, de acuerdo con las leyes y los respectivos estatutos”.

Forman parte de los recursos de las comunidades autónomas los impuestos cedidos total o parcialmente por la Administración General del Estado. Los presupuestos designan unos fondos “en función del volumen de los servicios y actividades que hayan asumido y de la garantía de un nivel mínimo de la prestación en el conjunto de España”.

Si bien la ley en vigor desde diciembre de 2009 corrigió algunos defectos, al repartir la tarta se descubrió que las porciones eran desproporcionadas. Tal fue el descontento que ninguna comunidad autónoma se conforma con lo que hay y prácticamente todas reclaman un trato mejor y hasta diferenciado. Eso sí, solo Cataluña se ha atrevido a cuestionar la unidad de España.

Hace cuatro años, los dos diputados de CC en el Congreso (Ana Oramas y José Luis Perestelo) votaron a favor porque entendían que garantizaba “la sostenibilidad de los principales servicios públicos”. Pese a que el PP se opuso sobre la base argumental de la “arbitrariedad”, el entonces vicepresidente canario, José Manuel Soria, firmó el documento “por responsabilidad”.

El PP confía en que haya un punto de inflexión
Un “cambio de actitud” es lo que espera el PP de la cita de esta tarde -a partir de las 17.00, hora local- en el palacio de la Moncloa. “Confío en que el presidente del Gobierno de Canarias se contagie del espíritu reformista de Mariano Rajoy”, declaró ayer a este periódico Asier Antona. “Deseamos que Paulino Rivero abandone definitivamente la hostilidad permanente y el victimismo ante los problemas que padecemos en Canarias”.

El secretario general del Partido Popular en las Islas se dará por satisfecho si hay “un antes y un después”, un punto de inflexión. “Sería una gran noticia que Rivero anunciara la aplicación de las medidas que enumeró en el debate de investidura”, comentó Antona. “Estamos hablando de atajar el paro, de una educación más competitiva, de reducir las listas de espera sanitarias y de revertir los dramáticos índices de pobreza y exclusión social”. Los populares piden, en definitiva, “determinación y coraje”.

En su blog, Paulino Rivero reivindicó el lunes un REF orientado a la creación de empleo. “Es un objetivo compartido por los agentes socio-económicos y las instituciones”, escribió.

Días antes, en su discurso de Nochevieja, el jefe del Ejecutivo presagió que 2014 será “el primer año de una etapa de oportunidades”.