X
entre nosotros > Juan Henríquez

San Juan de la Rambla: fachas y corruptos – Por Juan Henríquez

   

Anda que elegir a Strauss de fondo musical para escribir sobre estos golfos de la política ramblera, hay que estar como una cabra… En mi pueblo, que lo tengo que reconocer, somos algo brutitos; llamamos a las cosas por su nombre. Del tal Tomás Mesa, que sigue siendo hasta el día de hoy alcalde del municipio norteño de SJR (San Juan de la Rambla), hay que decir que ha sido condenado por conducir borracho. Hombre, es más fino hablar que conducía bajo los efectos del alcohol o ebrio. Los magos decimos: menuda tajada llevaba el caballero, se movía más que un velero en una tormenta, ni hablar podía. Es que amigo, multiplicar por seis la tasa de alcoholemia, no son dos cervezas; como mínimo, cuatro o cinco sol y sombras bien despachados. Por lo visto no es la primera vez que éste personaje se excede con el alcohol, vamos, que le gusta empinar el codo. Puede que el hombre tenga un problema que debería intentar solucionar; ponerse en manos de especialistas, o acudir a un centro para rehabilitación de alcohólicos anónimos, que ahí puede que esté el quid de la cuestión. Porque lo que no puede estar en manos de un sujeto como éste, es la custodia y defensa de los intereses generales del pueblo y habitantes de la villa de SJR.

Pero sí el condenado Tomás Mesa está desacreditado para estar al frente de la alcaldía o cualquier otro cargo político, qué decir de la partida de golfos, inútiles y vagos de la AIS-CC, que forman parte del grupo de gobierno municipal, a los que anteponiendo el interés personal y económico, dan y admiten que el sentenciado siga con el bastón de mando, como sí aquí nada hubiera pasado. “Para mantener la gobernabilidad política del municipio”, dicen. Personajillos que jamás conocieron valores cívicos cómo la ética y la moral. De demócratas tienen lo que un servidor de cura. Tengo claro que el daño que estos “políticos” están causando al pueblo y habitantes de la Villa de San Juan de la Rambla, y a la democracia en general, tiene nombre mayúsculo: ¡fachas y corruptos!

juanguanche@telefonica.net