X
maldito parné > María Fresno

Si hay que olvidar… – Por María Fresno

   

No hubo manipulación por parte de las eléctricas en la subasta del pasado 19 de diciembre, donde se pretendía incrementar el precio de la luz un 11%. Así de tajante lo ha dicho la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Después del follón que se montó la pasada semana entre el Gobierno y las patronales eléctricas, parece que al final estas tenían razón y la subasta fue acorde a los criterios del mercado. ¿Y ahora? ¿El Gobierno podrá cumplir su promesa de no subir la factura de la luz? ¿Cómo piensa reducir ahora el Ministerio de Industria el déficit tarifario? Y, sobre todo, ¿qué cara se le habrá quedado a Soria? El ministro se presentó como defensor del consumidor. Se enfrentó a las cinco grandes compañías eléctricas de este país y se atrevió a decirles que fueran “solidarias” y que, además, no se iban a salir con la suya, porque iba a cambiar el modelo de fijación de precios. Inició una guerra que no va a poder acabar, entre otras cosas, porque el propio Cristóbal Montoro ya le ha dicho que el déficit de tarifa no va a recaer sobre los presupuestos generales del Estado. La pregunta ahora es: ¿cómo piensa arreglar Soria el desaguisado que ha armado? Pues, por desgracia, y dado que el problema tarifario hay que resolverlo sí o sí, no le quedará otra que aceptar las condiciones de las eléctricas y subir el precio de la luz. Nos enfrentaremos a un nuevo desmentido del Gobierno que, como los otros, caerá en saco roto. Lo que desde luego no ha pasado desapercibido es la entrada del presidente del PP canario, José Manuel Soria, en el Ejecutivo central. Las primas a las renovables, el petróleo, el déficit tarifario o el recurso a la ley de modernización y rehabilitación turística apoyando a las peticiones del Cabildo de Gran Canaria son algunas de las perlas del ganador de las pasadas elecciones autonómicas. En cambio, no debe olvidar Soria la estrategia de Paulino Rivero que para un futuro pacto nacional con el PP puede poner como condicionante su desaparición política. Esto es pasaporte a Europa, como ocurrió con el socialista Juan Fernando López Aguilar. Muy fácil se lo está poniendo a CC que utilizará estas armas como argumento de los agravios del PP a Canarias. Aunque, como en esto de la política vale todo, no me extrañaría nada asistir a la firma de un pacto entre nacionalistas y populares para gobernar el Archipiélago, porque, al final, de lo que se trata es de eso, de gobernar, de estar en el poder, y si para eso hay que olvidar, pues se olvida.

@MariaFresno72