X
sucesos >

Los Verdes, preocupados por la lentitud de los trabajos para rescatar el petrolero encallado en Tan Tan

   
petrolero encallado Marruecos

Imagen del Silver Laayoune varado en el cercano puerto marroquí. | LE 360

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Los Verdes ha mostrado su preocupación por la lentitud de los trabajos para rescatar el petrolero marroquí Silver Laayoune, encallado desde hace una semana cerca del puerto de Tan Tan, con un cargamento de 5.000 toneladas de fuel.

La Portavoz de Los Verdes en Lanzarote, Pilar Peláez, se preguntó si “¿De verdad creen que estamos preparados en Canarias y Marruecos para vivir con el riesgo multiplicado de las prospecciones petrolíferas y transito de petroleros entre Canarias y Marruecos?”.

Según Peláez la prueba de la ineficacia “esta delante de nuestras narices” con “un buque pequeño encallado que no podemos rescatar en una semana, ni quizás en dos, vivimos y no dormimos con la preocupación constante de que la misma naturaleza, olas y viento lo pueda quebrar y verter 5.000 toneladas de fuel espeso en la costa marroquí”.

Las tareas para el trasbordo del fuel pueden durar una semana según el cónsul de Marruecos en Las Palmas de Gran Canaria, Ahmed Moussa, a partir de datos facilitados por el armador del barco, la operación de extracción de las 5.000 toneladas de fuel del petrolero Silver Laayoune podría tardar hasta una semana, tendrán que calentar el fuel tipo IFO-380 primero dado que se ha solidificado en parte y ello complica aún más si cabe el proceso en cuestión y más si se mantiene el fuerte oleaje de estos días que ha impedido reflotar el petrolero.

Considera la Portavoz de Los Verdes que “siempre habrán temporales, vientos y oleajes fuertes, la industria petrolera es como una bomba de relojería cuyo detonador es la propia naturaleza, todos recordaremos el Prestige, un buque petrolero monocasco inmerso en un temporal, sufrió una vía de agua y tras intentar alejarlo de la costa, el 19 de noviembre de 2002 se partió en dos a las 8 de la mañana, hundiéndose a una profundidad de 3.850 metros frente a las costas de Galicia, a unos 250 kilómetros, ocasionando un vertido de 77.000 toneladas de fueloil que provocó uno de los mayores desastres ecológicos de la historia del país.