X
FC BARCELONA B - CD TENERIFE >

El CD Tenerife se queda sin premio ante el Barcelona B (2-0)

   
BARCELONA B - CD TENERIFE

El centro del campo del cuadro de Cervera pasó por muchos problemas ante la calidad de los medios del conjunto azulgrana. / ALEX CAPARRÓS

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

De una semana a otra este equipo es capaz de ofrecer sus dos versiones más contrapuestas. Si ante el Mirandés se vio a un Tenerife metido, con chispa y más agresivo con y sin balón, ayer en el Mini Estadi de Barcelona apareció el equipo apático y sin la capacidad de presión suficiente para poder inquietar al filial barcelonista. Así y todo, el equipo blanquiazul gozó de dos opciones de gol muy claras en las botas de Ayoze Pérez, quien esta vez no ejerció de Mesías salvador y falló en ambas ocasiones de manera clamorosa de cara a la portería defendida por Masip.

Ayoze Pérez tuvo en sus botas el gol en dos ocasiones, pero no estuvo fino para definir

Álvaro Cervera se encontró antes del choque con un problema imprevisto. Borja Pérez acusó molestias físicas que le impidieron vestirse de corto y estar siquiera en el banquillo. Si esto sucede en la Isla el mal se hubiera resuelto llamando a otro futbolista, pero fuera de casa y con la convocatoria justa, el técnico se quedó con un efectivo menos para afrontar el partido. Ya con la baja de Aridane, recuperándose en casa, sumada a la de un Borja que ofreció buena imagen hace una semana, la merma ofensiva era importante. Con todo, el preparador insular apostó de inicio por un once más conservador, situando a Quique Rivero junto a Ros y Sanz por el medio, en un trivote que no dio resultado en ningún momento. Primero porque Aitor Sanz volvió a ser amonestado muy pronto (minuto 24), y luego porque Rivero sigue empeñado en no demostrar la presunta calidad que atesora, pero que se queda minimizada por su falta de carácter para fajarse en el medio centro.

Ante un oponente que tampoco muerde demasiado, Rivero se ahogó en su propia incapacidad para dotar al resto del equipo de empaque en la zona ancha. El inicio del partido, sin embargo, ofreció matices esperanzadores para el equipo tinerfeño. Cervera hizo debutar a Édgar Méndez en el ala izquierda; y el de Arafo tuvo a los tres minutos la primera aparición del Tenerife en ataque. Una potente galopada suya por el costado zurdo, propició que se plantara delante del meta del Barcelona B, algo escorado, pero su disparo con el empeine se marchó al lateral de la red. Fue un espejismo. A partir de ahí el dominio del cuadro local fue abrumador en cuanto al control del juego. Tanto que pasada la media hora de partido la posesión del balón reflejaba un 73% para los azulgranas y un mísero 27% para los de Cervera.

Antes de eso llegó el uno a cero. Una patada por detrás de Aitor Sanz sobre Espinosa provocó una peligrosa falta al borde del área. Tarjeta justa para el ex del Oviedo y golpeo inmaculado de D enis Suárez que puso el balón muy lejos de Roberto, quien ni siquiera se movió de su posición para ver como el balón entraba en su portería como un misil. El propio Denis, junto a Espinosa, Traoré, Edu Bedia y Samper, movían la pelota de un lado a otro con total comodidad ante la nula oposición de un Tenerife que corría impotente detrás del esférico. A pesar del panorama que teñía de azul y grana el partido, en el minuto 30 Édgar tuvo otra incursión por su banda, sacando un pase al interior del área que no llegó por poco a las botas de Ayoze.

FALLOS CLAMOROSOS

El partido se marchó al descanso con la renta mínima para el equipo catalán, y Cervera movió ficha para dar entrada de inicio a Juanjo por un errático Kike Rivero. Y ahí las tuvo Ayoze Pérez. En apenas un minuto de intervalo pudo marcar, pero falló en las dos que tuvo. La primera en el minuto 47 con un balón que se encontró cerca del portero rival, pero que no acertó a golpear de lleno, con lo que se esfumó una clara ocasión. De manera inmediata, Chechu le puso desde la derecha una asistencia magistral. Ayoze la esperó, y mano a mano con Masip elevó demasiado el balón por encima de la portería barcelonista.

Con Juanjo sobre el terreno de juego, y Édgar y Chechu abriendo el campo, parecía que el Tenerife iba a tener sus opciones para empatar, pero pasaban los minutos y el decorado del encuentro no variaba mucho. El míster blanquiazul puso en escena a Suso y Cristo Martín (ayer suplentes).

Restaba casi media hora de partido y el cuadro isleño echaba el resto, pero Eusebio metió a Dani Nieto (verdugo del Tenerife también en la primera vuelta), y él solito se fabricó el dos acero con la colaboración de la defensa blanquiazul, que le abrió el pasillo hasta dejarlo rematar, y cerró el partido a falta de 16 minutos. Faltaba más de un cuarto de hora, pero el equipo de Cervera no dio muchas más señales de vida. Aitor Sanz se sumó al ataque en una acción puntual junto a Ayoze y tuvo la oportunidad de acortar distancias, pero su remate dentro del área se marchó muy por encima de la meta azulgrana.

Una derrota que deja al CD Tenerife fuera del descenso otra jornada más, pero que evidencia que el camino hacia la permanencia no será nada sencillo en los 17 partidos que quedan hasta el final de liga.

BARCELONA B - CD TENERIFE

Kike Rivero jugó desde el inicio y no tuvo un papel destacado en el partido, hasta que fue sustituido al descanso. / ALEX CAPARRÓS

FC BARCELONA B 2 (1)
Masip; Lucas, Gómez, Bagnack, Planas; Samper, Espinosa, Edu Bedia (Nieto, 68’); Adama (Grimaldo, 89’), Dongou (Sandro, 86’) y Denis Suárez.

CD TENERIFE 0 (0)
Roberto; Javi Moyano, Bruno, Carlos Ruiz, Raúl Cámara; Rivero (Juanjo, 46’); Chechu (Suso, 63’), Iñigo Ros (Cristo Martín, 65’), Aitor Sanz, Édgar; y Ayoze Pérez.

ÁRBITRO: Santiago Jaime Latre, del comité aragonés. Asistido por Jorge Bueno Mateo y Fernando Tresaco Escabosa. Amonestó a los locales Bagnack (65’); y a los visitantes Aitor Sanz (24’), Carlos Ruiz (69’) y Édgar (76’).

GOLES: 1-0 (25’): Denis Suárez. 2-0 (74’): Nieto.

INCIDENCIAS: Miniestadi, ante 3.855 espectadores. Alrededor de un centenar de aficionados blanquiazules animó al CD Tenerife.