X
EDUCACIÓN >

El 40% de los titulados universitarios tiene trabajos por debajo de su cualificación

   
estudiantes clase exámen universidad

Los responsables de la ULL temen que se incremente el abandono con la reforma de Wert. / DA

EUROPA PRESS | Madrid

El 40 por ciento de los titulados universitarios ocupan puestos de trabajo en los que se requiere una cualificación inferior a su titulación universitaria, según revela el informe ‘Datos y Cifras del sistema universitario español 2014′, presentado este jueves por el secretario general de Universidades, Federico Morán.

Esta es la situación en 2012 de aquellos jóvenes que acabaron sus estudios seis años antes, es decir, en el curso 2005-2006, tal y como señala este documento, que en esta edición el ministerio facilita por primera vez información de los egresados universitarios, extraída de la Muestra Continua de Vidas Laborales del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Las ramas de Artes y Humanidades, así como las de Ciencias son las que menores tasas de afiliación a la Seguridad Social presentan entre los recién titulados, mientras que las mayores tasas son para los de Ciencias Sociales y Jurídicas. Con el paso de los años, el área de Ciencias mejora significativamente hasta situarse por encima de la media, mientras que Ciencias Sociales y Jurídicas baja.

La gran mayoría de los titulados universitarios son asaliariados (95 por ciento) frente a los autónomos. Estos datos, a juicio del secretario general de Universidades, demuestran el “bajo nivel de emprendimiento desde hace años” de los jóvenes españoles y ha descartado que tenga que ver con la crisis económica.

El informe indica la previsión del número de alumnos universitarios en el curso actual 2013-2014 que asciende a 1,43 millones, un 0,8 por ciento menos que en el curso anterior, afectando en mayor medida a las universidades privadas.

El Ministerio de Educación relaciona la bajada de matrículas con la reducción de la población entre 18 y 24 años en España y no con el aumento de las tasas de matrícula o el endurecimiento de los requisitos para acceder a las becas generales. “No existe tal debacle como vaticinaban algunos”, ha advertido Morán.

UN CURSO CUESTA DE MEDIA 1.105 EUROS

Respecto a las tasas en los grados, el documento revela que se ha producido un aumento del 2,9 por ciento hasta un precio medio por crédito matriculado de 18,42 euros, lo que significa que, de media, un curso de 60 créditos asciende a los 1.105 euros, si se trata de primeras matrículas.

El secretario general de Universidades ha indicado que los precios públicos “van moderándose”, pues las tasas en el curso anterior 2013-2014 subieron un 16,7 por ciento. Asimismo, ha indicado que la “alarma creada” sobre el aumento de las matrículas este curso “no tenía fundamento”.

El coste varía notablemente entre comunidades autónomas, pues va desde los 11,89 euros en Galicia –donde se han mantenido en los últimos tres años– a los 33,52 euros de Cataluña, donde los precios están condicionados a la renta de los estudiantes. El precio de la segunda matrícula se duplica respecto a la primera en nueve comunidades autónomas y por ejemplo, en Cataluña, el aumento es menor, hasta el 22,6 por ciento.

En cuanto a los másteres habilitantes, como es el de profesor, el coste medio prácticamente se ha mentenido constante respecto al año anterior hasta los 26,89 euros por crédito. El precio de para los másteres no habilitantes asciende a 40,11 euros de media, un 7,8 por ciento menos que el curso anterior.

UNO DE CADA TRES PIERDE LA BECA

El número de beneficiarios de becas generales y de movilidad también disminuye en el curso 2012-2013 en 8.761, el primer descenso en seis años, pasando de 305.454 a 296.783. Fue en ese curso en el que se aprobó un decreto por el que se endurecían los requisitos académicos para el acceso a las becas generales -exención de matrícula–, que paso de una nota mínima de 5 a 5,5 puntos.

Con datos del curso 2011-2012, el Ministerio de Educación revela la alta tasa de pérdida de la beca tras el primer año de universidad, concretamente, el 37,3 por ciento. Esto significa que uno de cada tres becarios se quedaron sin ayuda por bajo rendimiento. En ese curso, para el mantenimiento de la beca, el alumno debía tener aprobado el 50 por ciento de los créditos matriculados.

El informe da a conocer por primera vez la tasa de abandono de los estudios universitarios, que asciende al 19 por ciento, y la de cambio de estudios, que es del 7,1 por ciento. El Ministerio de Educación relaciona este dato abandono con la nota con la que acceden los alumnos a los grados: el 17,9 por ciento de los becarios que entran en el sistema con una nota inferior al 5,5 abandonan en el primer curso.