X
positivando >

El amor, potencialidad – Por José Juan Rivero

   

El 14 de febrero está marcado en nuestros calendarios como el día que dedicamos al amor, siendo el dios romano Cupido el encargado de mecernos en tan extraño estado a hombres y mujeres. Un amor en muchas circunstancias visto a lo largo de la historia como un elemento de locura y pérdida de la cordura. Esta fiesta parte de la celebración católica de San Valentín, un sacerdote que habría servido con el emperador romano Claudio III, que decidió prohibir el matrimonio debido a que necesitaba a los jóvenes para las diferentes guerras en las que participaba. Así que Valentín, a escondidas, se dedicó a celebrar matrimonios para parejas jóvenes hasta que fue descubierto y encarcelado. Con el tiempo esta fecha fue asumida por la cultura americana, la que realzó ese carácter más laico y destinado a que las parejas se recuerden mutuamente lo mucho que se han querido, en algunos casos lo mucho que se siguen queriendo, otros acudirán automáticamente a comprar algún presente para salir del paso, o incluso otros aprovecharán para declararse amor eterno, sin saber muy bien bajo qué influjo tan maravilloso han caído. Lo que no es menos cierto es que si preguntamos a las personas ¿qué entienden por amor?, o hacemos una búsqueda en Internet del término, nos podemos sorprender con la gran cantidad de definiciones y términos que nos pueden aparecer, tanto es así, que algunos lo llegan a utilizar como defensa incluso en los procesos judiciales, abogando a que se dejaron llevar o incluso firmaron algún que otro papel por encontrarse bajo el influjo del amor. Lo que sí es cierto es que el amor positivo, y no el desamor al que han cantado odas muchos poetas a lo largo de la historia, aporta a nuestra vida la capacidad de sentir afecto hacía otra persona u otras personas, y como toda emoción positiva, tiene un beneficio sobre la persona a la que amas pero al mismo tiempo éste revierte en nosotros, potenciando nuestras emociones positivas y por ende incrementando nuestro bienestar personal. En la misma línea el amor es una fortaleza humana, es decir, es propio de las personas y en sí mismo nos define. El Amor, esa capacidad de amar y de ser amados, nos potencia, ya que nos ayuda a generar relaciones con otras personas, donde potenciamos el afecto y el cuidado mutuos, pero al mismo tiempo nos genera sentido, y nos ayuda a realizarnos como personas, es decir, por alguna razón, el amor nos conforma desde lo que sentimos y lo que somos. Eso, Feliz San Valentín.

*PSICÓLOGO Y MIEMBRO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA POSITIVA