X
santa cruz>

El barrio de Juan XXIII pide ayuda al Consistorio con el saneamiento

   
Los vecinos se acercaron al alcalde para exponerles de viva voz los problemas del barrio. | J. G. El alcalde, José Manuel Bermúdez, visitó la obra de saneamiento que está realizando Emmasa. | J. GANIVET Los vecinos se acercaron al alcalde para exponerles de viva voz los problemas del barrio. | J. G.
<
>
El alcalde, José Manuel Bermúdez, visitó la obra de saneamiento que está realizando Emmasa. | J. GANIVET

N. TORRES |Santa Cruz de Tenerife

Bloques de pisos con más de 50 años de antigüedad hacen del barrio de Juan XXIII, ubicado en el Distrito Ofra-Costa Sur, una de las zonas capitalinas más necesitada de reformas estructurales. En ese sentido, una de la más urgentes pasa por la adecuación de la red de saneamiento interno de las viviendas, que se encuentra en estado muy deficiente y que está acarreando serios problemas de malos olores. Estas dificultades fueron trasladadas por los vecinos al alcalde, José Manuel Bermúdez, y al responsable del distrito y concejal de Obras y Servicios, Dámaso Arteaga, durante la visita que realizaron el pasado jueves.

“El principal problema es que se trata de edificios antiguos que presentan problemas con el saneamiento, con el bajante de estos a la calle y su acople al alcantarillado”, explicaba el edil de Obras y Servicios Públicos. Precisamente, la visita permitió conocer de primera mano la situación en la que se encuentra la obra que está ejecutando Emmasa para solucionar el acople de uno de los bloques a la red y que ya está prácticamente terminada. “Estos vecinos tenían un serio problema con la saturación de la red que por diversos motivos acababa rebosando y afectando seriamente al entorno, tanto en imagen como por los malos olores”. Bermúdez y Arteaga se comprometieron a estudiar el resto de problemas de saneamiento para ver cómo, “de manera conjunta”, propietarios, Consistorio y Emmasa, pueden darle una solución.

Cuestiones de transporte
La segunda de las revindicaciones en la que más hincapié hicieron los vecinos, explicó Arteaga, tiene que ver con la parada de taxis del Hospital Nuestra Señora de Candelaria, “el reducido espacio y el lugar donde está ubicada genera problemas de convivencia, tanto por el ruido que se genera como por el tráfico que muchas veces se ve afectado”.
La solución pasa, reconoció Arteaga, porque el hospital permita que se ubique dentro del recinto, algo que el Ayuntamiento ha solicitado y a lo que la dirección del centro hospitalario de niega.