X
Líneas de más>

Brasil juega a tres bandas – Por Gerardo Daniel Settecase

   

El principal secreto de todo país que intente trascender en la comunidad internacional es contar con Políticas de Estado que le permitan -tarde o temprano- destacar y dominar en lo político y económico. Ese es el caso de una Brasil que pese a tener (por lo que acertadamente muchos protestan contra la concreción del Mundial de Fútbol), “o desigualde social mais grande do mundo”, ya desde antes que gobernare Lula da Silva crece espectacularmente, pues sus estrategas político-económicos comprendieron que el objetivo era poner a Brasil en primera línea interna y externa.

Para ello, Brasil decidió jugar “a tres bandas”: asociarse a todos los bloques continentales (Unasur, Mercosur, ALBA y CELAC entre otros); mantener su estrecha relación con EE.UU., e ir “a por libre” ante Bruselas pese a las quejas de sus vecinos, que luego callan pues Brasil compra y paga, o es acreedor tolerante.

El resultado, también consecuencia de la libre circulación de capitales y la promoción de inversiones de riesgos con fuertes subvenciones, ha sido bajar el nivel de pobreza, aumentar la clase media, exportar productos inclusive de alta tecnología propia, casi no haber sufrido la crisis financiera mundial reciente, tener -pese a devaluar el 17% su moneda- una bajísima tasa de inflación, y reservas por 300.000 millones de euros.

Brasil sabe jugar a tres bandas. Esta junto a los seudosocialistas que lidera Venezuela, a los liberales de la OEA controlados por Washington, y a una Unión Europea sometida a Ángela Merkel. Y si alguno de ellos se rebela, le queda una cuarta banda: China. Inteligentes estrategas cariocas que saben mucho más que de fútbol, por lo que Brasil un día será en Iberoamérica más fuerte que EE.UU., pues partió de cero para hoy integrar el Grupo BRICS, el G8 y el G20. Y pronto el G5.

gerardoctkc@gmail.com