X
DE REFILÓN >

Bufonadas – Por Cristina Molina

   

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha confirmado la sentencia que condenaba a la web El Agitador a pagar una multa de casi 20.000 euros por un delito de calumnias. Esta revista satírica publicó hace seis años un texto acompañado de un fotomontaje titulado “el fiscal mudo” en referencia a Harpo, uno de los hermanos Marx. Visto lo visto, al querellante, fiscal de profesión, ni me atrevo a mencionarlo. Yo no voy a salir en defensa de quien ha cometido delito. Eso no quita que una vez leído el texto y vista la viñeta se me encogieran los hombros. Críticas más fuertes se escriben cada día y se aceptan con total normalidad. Ayer mismo me llegó un fotomontaje en el que Soria, con una pegatina de Repsol en la frente, movía los hilos de unas marionetas, a saber, Asier Antona y María Australia Navarro. Dudo que alguien se escandalice por esto, nos hemos acostumbrado. En esta cuestión, ¿sabemos diferenciar entre el bien y el mal? Con el fin de suscitar la reflexión reproduzco a continuación algunas de las ideas de la sentencia: “Las personas que ostentan un cargo de autoridad pública, o las que poseen relieve político, ciertamente se hallan sometidas a la crítica en un Estado democrático. Pero ello no significa que queden privadas de ser titulares del derecho al honor. (…) Pese a que el artículo se redactó con una finalidad cómica, humorística o satírica y que en modo alguno pretendía imputar al querellante delito alguno, no cabe duda de que el contenido del mismo excede con creces los ya referidos derechos de expresión o información, habiendo quedado desvirtuado el principio constitucional de presunción de inocencia. (…) Deben ser objetivamente consideradas como injuriosas, pues hace desmerecer al querellante ante la opinión pública, haciéndole aparecer así de una manera muy irrespetuosa en relación a la función que desempeña, menospreciándolo y ridiculizándolo.” Las conclusiones yo no las tengo, ¿y usted?

@cristination_