X
por qué no me callo > Carmelo Rivero

La cabeza visible – Por Carmelo Rivero

   

Hay una pléyade de gentes, buenas cabezas, que se hacen notables y se les quiere. Europa en cambio, se ha pasado el crack decapitada, y a la mano que movía los hilos la seccionó un surrealista. La figura humana de dirigente admirable quizá esté en crisis, mientras surge la alternativa que nos rija los destinos. En otro orden de cosas, sin embargo, la marca se revaloriza. Un Óscar Domínguez, por cierto, Retrato de la pianista Roma, podría cotizarse mañana, 80 años después de pintado, por encima del millón de euros en una subasta de la casa londinense Christie´s. Roma, a la que Óscar amputó, en efecto, las manos en el lienzo, pero no la bella cabeza de look parisino, era la novia pianista polaca de origen judío que vino con él en persona, pero quizá no pueda hacerlo jamás en el óleo si la subasta lo impide. Chirino es otro canario ya en su Olimpo; suya es, por cierto, la cabeza africana de CajaCanarias. El Rey tiene en el jardín un chirino que se vio detrás de la ventana de su despacho de La Zarzuela en el mensaje de Navidad. Millares (Manolo), salvo que el Ayuntamiento de Madrid lo malvende por deudas, es otro héroe del arte, y lo es mi amigo Emilio Machado, al que las casas de subasta están tardando en venir a buscar a su casa oasis de Santa Cruz. O sea que el vacío de líderes políticos del siglo nos recuesta en el cabezal de las artes, vivas y póstumas. Hay personajes de mucho carisma en la Cultura (y el Deporte: Luis Aragonés, cabezota entrañable, inventó la Roja) que contradicen el secadal político. El Mae -Antonio Castro, creador de la Escuela Montessori, otra baja forzosa- tenía una cabeza de republicano romano, una ceca con dos espigas, y descubría artistas entre escolares. Una sobrina mía se decantó por el arte dramático (Mae, en las antípodas de Wert, de cabeza abovedada). El fin del Mae, como ha escrito Tinerfe Fumero, consistía en priorizar personas, la herejía de los recortes, pues el paro era una maldición bíblica del Deuteronomio (“Sobre tu cabeza, el cielo será como bronce…, sufrirás desnudez y pobreza extrema”). Por eso repele Merkel abanderando ahora a las personas por imperativo del socio SPD. Descabezado el primer mes del año (el mes de los músicos y poetas muertos: Pete Seeger, Félix Grande, José Emilio Pacheco), el mundo es como el Mundo sin Pedro Jota: una cabecera sin cabeza visible.