X
tenerife>

Cabildo de Tenerife, con el rechazo del PP, apoya la consulta popular sobre las prospecciones

   

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

El pleno del Cabildo de Tenerife ha apoyado este viernes, con los votos a favor de CC y PSOE y el rechazo del PP, una moción en la que apoya la consulta popular sobre las prospecciones petrolíferas impulsada por el Gobierno de Canarias y el Parlamento regional.

Cristina Valido, portavoz del Grupo Nacionalista, ha señalado que el turismo “ha ayudado” a aminorar el impacto de la crisis económica por lo que lo ve incompatible con el petróleo, y ha recordado que también hay una negativa social en Baleares y Valencia -donde gobierna el PP-.

Además, ha criticado el “estrangulamiento” que ha hecho el Estado a las energías renovables, uno de los objetivos estratégicos de las administraciones canarias.

Asimismo, ha advertido “miedo” en el PP ante la consulta porque “les desagrada la respuesta”, y ha insistido en que se permita a los ciudadanos “que elijan como quieren vivir”.

Por el Grupo Socialista, José Luis Delgado ha remarcado que los beneficios de la futura explotación petrolífera “no serán para los canarios”, y se ha preguntado “cuál es el problema para preguntar”. “Aspiro a un modelo como el noruego, no el de Guinea Ecuatorial”, ha indicado.

Noruega, un modelo
Antonio Alarcó, portavoz del PP, ha recordado que CC llevaba el apoyo al petróleo en su programa electoral y que el secretario general del PSOE, José Miguel Pérez, llegó a hacerlo “con los ojos cerrados”. Ha apuntado que Noruega es un buen modelo a seguir por su respeto al medio ambiente, y ha insistido en que el ‘mix energético’ “pasa por el petróleo”.

Sobre la distancia, ha apuntado que “ojalá hubiera petróleo en Icod”, y se ha mostrado partidario de “explotar” la riqueza petrolífera, que según sus cálculos, si la prospección es positiva, permitirá sacar 110.000 barriles diarios con un impacto económico de 54 millones anuales y entre 3.000 y 5.000 empleos.

Según se expone en la moción, el Estado debería “suspender” de manera cautelar cualquier decisión una vez que el Parlamento ha autorizado pedir la consulta, aparte de que ha habido 11.000 alegaciones durante el proceso de información pública del impacto ambiental.