X
en la carrera > Domingo J. Jorge

El Canarias de Micaela – Por Domingo J. Jorge

   

El aurinegro, el Canarias, el Iberostar, sí se puede decir que es de Casa Micaela, la tradicional casa de comida lagunera, esquina San Juan con Anchieta. Pero también es de La Laguna, de Tenerife y de todos los canarios, diría yo. Es de Micaela, porque Elías, me atrevo a aseverar que es un canarista hasta la médula, y de viejo. Se los aseguro. Y lo canarista de Elías, lo secunda su hermano Adolfo, copropietarios de Micaela. ¿Y por qué todo esto? Porque hace unos días se planteaba el gran interrogante lagunero de estos últimos tiempos: “¿Dónde ha llegado nuestro Canarias?”. A lo que habría que dar una respuesta muy lagunera y actual: “Ha llegado tan alto como uno de tus buenos vecinos, la Catedral, Elías”. Y es que, ¿quién iba a decir que nuestro compañero del DIARIO, Alejandro Martínez, todo un entrenador donde los haya, lograría con los buenos modos de sus muchachos en la cancha, llegar nuevamente a la Copa del Rey? Pues han llegado.

Otra cosa que se barrunta en Casa Micaela, entre albóndiga y albóndiga -por cierto hecha con la materia prima de la carne de Cooperativa La Candelaria, y el bueno de Julio, su carnicero-, algo que se barrunta es que “no se entiende cómo, llegando donde llega el Canarias, quienes llevan las riendas de la Canaria, nuestra tele autonómica, no acaben de entender que hay que televisar, sí o sí, todos los partidos del Canarias. Esto muchos lo comentamos entre risas y bromas, y vasito de vino, pero el mosqueo de los amantes del baloncesto alcanza tamaños grandes, de altura, de poste, de pivot, porque no se comprende cómo labrando lo que labra el Canarias, no exista más seguimiento del baloncesto en la tele de esta tierra. El Santiago Martín se llena y la hinchada es grande, otros aforos deportivos como el estadio del Tenerife, siempre a media bandera, pero aquí se sigue primando por el balompié, como decía abuelo. El basket, como le dicen ahora mis hijos Jaime y Sofía, poco suena, o no suena lo que debería. Que alguien anote la crítica, porque en Casa Micaela sí la han anotado. Allí, se ha querido siempre al Canarias, cuando estaba abajo y ahora que está arriba. Fíjense, Elías compró hasta una tele grande para ver los partidos.
Es broma. Aúpa el Canarias.