X
el revés y el derecho>

Canarias pide la palabra – Juan Manuel Bethencourt

   

Canarias pide la palabra, querido Juan, para algo tan simple y al mismo tiempo trascendente como las prospecciones de la multinacional Repsol a la búsqueda de hidrocarburos en aguas cercanas a Canarias. Entre aquellos que se oponen a la consulta ciudadana instada por el presidente del Gobierno autonómico, me alarma la estrechez de miras al considerar que dichas autorizaciones son materia exclusiva de competencia estatal. Basta leer nuestro Estatuto de Autonomía, sin duda una norma de rango superior a cualquier normativa sectorial, para apreciar que la planificación económica regional, el turismo o el medio ambiente son asuntos reservados a la competencia autonómica. Así que la voz de las Islas, en este asunto, importa, y mucho. Con ello no presupongo posición alguna, a favor o en contra del proyecto petrolero, pues este asunto tiene muchas perspectivas posibles: en función de las contrapartidas, obviamente; de los riesgos ambientales indudables, y también, hay que decirlo, de la isla donde uno resida, pues las sensibilidades pueden cambiar en función del contexto. El del petróleo -el excremento del Diablo, tal y como lo definió un secretario general de la OPEP; y, como venezolano de nacimiento, Juan Pablo Pérez Alfonzo sabía bien de lo que hablaba- es un tema muy grande condicionado por estrategias económicas geopolíticas y económicas que sin duda exceden al territorio canario. Pero precisamente por su colosal dimensión es preciso contar con la opinión del ciudadano, pues sólo hay una cosa peor que el despotismo ilustrado dirigido desde el poder político, y es precisamente el despotismo de las grandes corporaciones, tan extendido en esta época turbulenta. Negar la posibilidad de una consulta sobre las prospecciones es una insensatez, además de un ejercicio democrático dudoso y una manifestación de miedo a la voz ciudadana, que sólo puede ayudarnos a hacer mejor nuestra tarea. Pero, por cierto, y ya que estamos, ¿tú qué opinas del asunto?