X
Santa Cruz >

La capital cierra el Centro de Asistencia a Víctimas del Delito

   
Instituto Municipal de Atención Social (IMAS)

La oficina de atención del CAVD se encuentra en la sede del IMAS, en la calle San Pedro Alcántara. / J. G.

N. T. | Santa Cruz de Tenerife

Más de 1.500 intervenciones fueron las que realizó en 2013 el servicio de asesoramiento que presta el Centro de Asistencia a Víctimas del Delito (CAVD), y más de 19.000 desde que entrara en funcionamiento en 1996, el mismo que en los últimos años ha reconvertido sus funciones para asesorar jurídicamente a todos los usuarios del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) que lo necesiten y que dejará de hacerlo en breve, después de que el Ayuntamiento de Santa Cruz proceda a su cierre y al despido de las tres trabajadoras que lo gestionan.

Así lo denunciaba ayer la concejal de Sí se puede, Asun Frías, quien pudo saber que el Consistorio ya prepara el expediente para cerrar el CAVD aunque aún no lo ha comunicado oficialmente a las trabajadoras, y que ya el año pasado sufrieron una amenaza real de despido que finalmente se aplazó tras la denuncia pública de las intenciones municipales. Desde el Ayuntamiento ayer no se quiso confirmar este extremo aunque sí que el alcalde, José Manuel Bermúdez, atenderá la petición hecha por las empleadas de hablar con él. A última hora de ayer, el sindicato CGT emitía un comunicado denunciando esta situación y asegurando que se causa un grave perjuicio principalmente a las mujeres, las principales demandantes del servicio.

La concejal de Sí se puede coincidió con esta valoración afirmando: “Nos parece muy grave que se tome esta decisión porque es un servicio fundamental ya que no solo se trata de dejar sin asesoramiento jurídico a víctimas de cualquier tipo de delito, como por ejemplo las de violencia de género, sino que también se afecta al IMAS”.

Las trabajadoras llevan en el Ayuntamiento más de 17 años en alguno de los casos. Según ha podido saber este periódico, se han dirigido a la concejal de Asuntos Sociales, Alicia Álvarez, para obtener una explicación, confirmándoles esta que es una decisión que ya tomada. Se de la circunstancia de que las empleadas se enteraron del cierre del CAVD a través de los sindicatos, a los que acudieron ante los movimientos “extraños” en torno al desempeño de sus funciones.

La explicación que se les ha dado es que la falta de subvención del proyecto, que originariamente era financiado por el Gobierno de Canarias, motiva su cierre, “una excusa”, señala Frías, puesto que según ha podido saber la edil, hace ya tres años que no existe esa subvención. Sí se puede llevará una pregunta al Pleno sobre este tema.