X
Tribuna > Isidoro Sánchez

Carta al consejero de Sostenibilidad – Por Isidoro Sánchez

   

Estimado y distinguido consejero: Está claro que los Parques Nacionales de Canarias (PNC) tienen que ser sostenibles, en el espacio y en el tiempo. Tanto por sus valores naturales como culturales para que la naturaleza y la ciudadanía estén satisfechos. Sin embargo después de haber leído en la prensa su comparecencia en el Parlamento de Canarias tengo mis dudas acerca de la sostenibilidad en estos emblemáticos espacios que la naturaleza nos brindó y están repartidos en cuatro islas del archipiélago volcánico que nos vio nacer y nos ha permitido convivir. Y no lo digo por el asunto de las tasas por visitar los PNC, una cuestión de la que se ha venido hablando desde hace años, del año 1979 que recuerde.

Cuando algunos ciudadanos comprometidos irrumpimos en la vida política municipal de la Villa del Teide, La Orotava, como Agrupación Independiente Orotava (AIO), y exigimos compensaciones. Afortunadamente el Estado las aceptó mediante la aprobación del R.D. 1105, de 1982. Eran otros tiempos y sería bueno recordarle que por entonces, el 23-F de 1981, se había fraguado una ley constitucional para reclasificar los aspectos jurídicos de los Parques Nacionales (PN). El Teide era uno de ellos, posiblemente el más emblemático y no sólo por la altura del volcán. Lo digo porque los PN son terrenos que tienen propietarios, la mayoría ayuntamientos, y para su uso y gestión hay que contar con ellos. En el caso del Teide primero fueron los vecinos de La Orotava y luego el Ayuntamiento, y si no que se lo pregunten a los responsables del Parador de Turismo de Las Cañadas del Teide en 1952 y 1954, cuando el servicio jurídico del mismo Estado obligó a cambiar el expediente de cesión de los 720 mil metros cuadrados por razones de propiedad. Tampoco sería malo que cambiase de preocupación respecto a los PN, y no sólo lo digo por las tasas sino por la nueva Ley que quiere plantear el gobierno del PP sobre ellos. Lea el artículo del amigo Casimiro Curbelo, presidente del Cabildo de La Gomera, sobre el peligro que podría correr Garajonay. Lo comento por la in-sostenibilidad de su consejería a la hora de gestionar las subvenciones públicas estatales que han dejado de percibir los municipios canarios calificados como áreas de influencia socioeconómica. El ministerio competente aún está pendiente que su departamento justifique las ayudas de 2010 y así los 30 municipios canarios afectados han dejado de percibir cada año, en ese concepto, un total de entre 4 y 5 millones de euros. A lo mejor por ello se van a ver obligados los ayuntamientos propietarios a cobrar unas tasas para visitar sus fincas montuosas al objeto de compensar esa anomalía producida por su departamento, responsable de la sostenibilidad (?) de los PNC.