X
en la carrera > Domingo J. Jorge

Don Mensio, adiós desde Geneto – Por Domingo J. Jorge

   

El pasado sábado, La Laguna y San Miguel de Geneto decían hasta siempre a un gran hombre, a don Nemesio González Arbelo, don Mensio. El sector agropecuario de Aguere se entristecía, porque un hombre de la tierra dejaba el terruño de entre su gente, para acercarse aún más a la finca que riega con su amor, el Padre. Personalmente, me llegó, como se suele decir, como un jarro de agua fría, cuando a primera hora me comentaban la mala noticia de la marcha de este buen vecino y gran amigo. El mes de noviembre, tuve la suerte de mantener una de esas charlas vespertinas con don Mensio, en otras ocasiones, había sido para que me hablara del tiempo, de la fresca, o del calor, o de la tierra para plantar, o de apañar papas. Pero ese día iba a tener una de esas grandes suertes que uno encuentra en su oficio, ese día iba a entrevistar a don Mensio para la página La Laguna Agropecuaria, de nuestra casa, DIARIO DE AVISOS. Mucha fue la información que me dio en ese ratito de conversación, me relató parte de la historia de Geneto, desde su tierra. Sin embargo de todo aquello ahora entiendo una frase: “Lo que más me llena no sólo es poder seguir plantando mis tierras, sino que mis nietos, cuando tienen un rato fuera de su trabajo, me vienen a echar una mano. Yo les digo a ellos que el campo siempre nos ha dado sustento”.

Don Mensio, como yo le he denominado muchas veces, el último vaquero de Geneto, porque criaba vacas y vendía su leche, era feliz no sólo por su labor, la de la agricultura, y en fechas pasadas el ganado, sino especialmente era feliz por su familia, por hacerles felices a ellos, y a su gente, la de La Laguna, la de Geneto, y la de la calle El Cubanito. Don Mensio, gracias por esos días y momentos que nos ha dado. Que descanse, como se merece, en la casa del Padre.