X
DA ISLA BAJA> EL TANQUE

El escaparate del mundo rural y del patrimonio etnográfico

   
Obras en el Ecomuseo de El Tanque

Obras en el Ecomuseo de El Tanque. / MOISÉS PÉREZ

KAREN ESTÉVEZ | El Tanque

El presupuesto aprobado por el Cabildo de Tenerife para 2014 contempla una partida que asciende a los 350.000 euros para la puesta en marcha del Ecomuseo de El Tanque. Esta obra forma parte de los proyectos emblemáticos del Consorcio Isla Baja, junto al puerto de Garachico, el campo de golf de Buenavista del Norte y las mejoras en el litoral silense, iniciativas que tienen el objetivo de potenciar el desarrollo turístico y económico de la comarca.

El Ecomuseo de El Tanque, con una extensión de 11 hectáreas, se proyectó en el año 2000 y lleva paralizado desde hace un año por problemas de financiación. Aunque gran parte del caserío se ha restaurado, quedan algunas acciones que culminar. “Aún falta construir la zona de arrastre de ganado, la dotación de contenidos, las instalaciones de luz o el diseño de una zona dedicada a la restauración”, explica el alcalde de la localidad, Román Martín.

En cuanto finalicen estas obras, el museo podría convertirse en el nuevo albergue del patrimonio etnográfico de Canarias, un espacio multifuncional, incluso en el testimonio de la vida tradicional isleña. El Cabildo de Tenerife realizará entonces un programa interactivo donde el visitante pueda relacionarse directamente con las costumbres del mundo rural, además de proporcionar a los artesanos, agricultores o ganaderos un espacio donde desarrollar sus actividades productivas.

En este sentido, la producción y las rutas turísticas funcionarán de manera complementaria: los visitantes podrán ser testigos de cómo se realiza la labor de producción agrícola, artesana o ganadera, y los productores podrán vender sus mercancías a estos turistas. Entre las propuestas del Cabildo destaca la recuperación de diferentes cultivos como los cereales, leguminosas y las 152 variedades de papas antiguas de Canarias.

Obras en el Ecomuseo de El Tanque. /

Obras en el Ecomuseo de El Tanque. / MOISÉS PÉREZ

Por otro lardo, el museo de El Tanque sensibilizará al público sobre la necesidad de conservar el patrimonio natural y cultural, propiciando el aprendizaje de las tradiciones y la forma de vida de las zonas rurales. La institución insular, a través del Consorcio Isla Baja, programará una serie de actividades formativas, a través de talleres o aulas didácticas. El visitante aprenderá desde cómo se planta un árbol, hasta cuáles son las especies que dominan la laurisilva canaria.

También el Ecomuseo proporcionaría una serie de actividades de esparcimiento con el objetivo de que el visitante pueda disfrutar de la naturaleza, con la instalación de lugares de alojamiento en albergues o las rutas guiadas por los senderos cercanos, con recorridos temáticos tanto dentro del museo (rutas por los talleres artesanos, gastronómicos, por los bancales de cultivo, por el vivero o las eras) como fuera de él.

La apertura del Ecomuseo será un revulsivo turístico para el municipio. Hay muchas expectativas depositadas en este proyecto desde el punto de vista laboral y, sobre todo, generará un dinamismo económico importante. Desde el punto de vista agrícola, los visitantes que se acerquen a esta instalación podrán contemplar los oficios artesanales de nuestra gente y comprender nuestra identidad y nuestras raíces”, señaló Martín, que no se arriesga a dar una fecha para la apertura del espacio cultural.

El Ecomuseo tendrá como protagonistas a los propios vecinos de El Tanque. Concibiéndose como un museo vivo, un espacio al servicio de las necesidades de la comunidad local y capaz de contribuir a su desarrollo.