X
venezuela>

Un escolta y un asistente del ministro de Interior estarían implicados en la muerte de un manifestante

   

EUROPA PRESS | Caracas

Un escolta y un asistente del ministro de Interior, Justicia y Paz de Venezuela, Miguel Rodríguez Torres, estarían implicados en la muerte del joven Basil da Costa, la primera víctima mortal de la ola de violencia, según ha determinado el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

La División Contra Homicidios del CICPC ha conseguido identificar a las cinco personas que, a juzgar por las grabaciones de las cámaras de vigilancia y de testigos que circulan por los medios de comunicación y las redes sociales, están implicadas en la muerte de Da Costa.

Se trata de Andry Joswa Jaspe López y Jonathan José Rodríguez Duarte, que actualmente trabajan como escolta y como asistente del ministro, respectivamente, así como José Miguel Domínguez Ramírez, José Giovanni Valladares López y Edgar José Lara Gómez.

La prensa ha revelado que Rodríguez Duarte, además de asistente del ministro, es miembros del Servicios Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), sin embrago, en el informe del CICPC, al que ha tenido acceso el diario venezolano ‘El Universal’, no se menciona.

Estas cinco personas también serían responsables de las lesiones causadas a Neixer Gabriel Arellano Sierra , primo de Da Costa, y Nicolás Fidel Yánez Parasole, dos estudiantes universitarios de 18 y 20 años de edad, respectivamente.

Da Costa murió el pasado 12 de febrero cuando se dirigía, junto a un nutrido grupo de estudiantes, a la sede de la Fiscalía, en Caracas, para exigir la liberación de los compañeros detenidos en protestas anteriores.

Según la versión opositora, los jóvenes fueron interceptados por uno de los llamados colectivos –grupos de choque pro gubernamentales–. En cambio, la Fiscalía sostiene que los manifestantes irrumpieron allí y tuvieron que ser expulsados por las fuerzas de seguridad.

La autopsia al cuerpo de Da Costa ha determinado que murió por un traumatismo craneoencefálico severo provocado por un proyectil blindado ligeramente deformado.