X
ECONOMÍA >

España, líder en Europa en subida de impuestos a las empresas

   
SEDE-AGENCIA-TRIBUTARIA

Imagen de una oficina de la Agencia Tributaria. / DA

M. F. | Santa Cruz de Tenerife

De acuerdo con el informe Paying Taxes 2013, elaborado por PricewaterhouseCooper (PwC) en colaboración con el Banco Mundial, España se encuentra en la tercera posición entre los países europeos cuyas empresas soportan una mayor presión fiscal. De hecho, España ha subido la presión fiscal en 19,9 puntos porcentuales en sólo un año, siendo ésta la mayor subida a nivel mundial.

De esta manera, los beneficios empresariales que acabaron en manos de la Agencia Tributaria Española han pasado de un 38,7% a un 58,6%, encontrándonos en un nivel de presión fiscal empresarial únicamente superado en Europa por restricciones relativas a la compensación de Bases Imponibles Negativas que se introdujeron en los últimos ejercicios.

El aumento que aleja a España de la UE en más de un 17% es el Impuesto de Sociedades

Según el estudio elaborado por PWC correspondiente a noviembre de 2013, la subida que distancia a España en 17,5 puntos porcentuales de la media europea, se concentra principalmente en el Impuesto sobre Sociedades, que actualmente representa el 36,2% del total de los impuestos pagados por las empresas, siendo el 62,8% restante correspondiente a los tributos relativos al trabajo, y un 1% otros tributos.

Sin embargo, el estudio también refleja los costes asociados al cumplimiento debajo de la media europea, que asciende a 179 horas por año. Asimismo, España también destaca por el escaso número de trámites que la Administración exige a las empresas para hacer frente a sus obligaciones fiscales: sólo ocho al año frente a los 13,1 de media en Europa o los 36,1 de los países sudamericanos.

Ante la situación que refleja el informe Paying Taxes 2013, el gran reto es que las continuas subidas de impuestos llevadas a cabo por el Gobierno español generen los menores efectos negativos posibles a las empresas que los sufren e intentar evitar, entre otras cosas , la ralentización del crecimiento, el aumento del fraude fiscal o el descenso en la productividad de la economía española.

EL IGIC DE CAJA

Asimismo, una de las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno para, precisamente, facilitar la liquidez de las empresa es el denominado el IVA de caja (en el caso de Canarias el IGIC de caja) que permitirá, a partir del próximo mes de marzo [se ha tenido que prorrogar tres meses] que las empresas que reciban una factura de proveedores acogidas a este régimen no tendrán que pagar el impuesto hasta que no cobren dicha factura. La iniciativa ha sido valorada por los autónomos, sin embargo, provocará grandes problemas de gestión, ya que deberán incluir en el libro registro de facturas recibidas tanto las fechas del pago, parcial o total, de la operación, como la indicación por separado del importe correspondiente a cada pago así como el medio de pago por el que se satisface el importe parcial o total de la operación.