X
sociedad >

La Eurocámara aboga por multar a los clientes y no a las prostitutas

   
prostitución NUEVA LEY SOBRE PROSTITUCIÓN

Se pide respeto para la salud y los derechos sexuales de las mujeres. / DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

La Eurocámara aprobó ayer un informe sobre la prostitución en la Unión Europea que aboga por castigar a los clientes, en lugar de a las prostitutas. El texto subraya que la compra de servicios sexuales con menores de 21 años debe constituir un delito y reclama a los Estados miembros que deroguen las leyes represivas contra las personas que ejercen la prostitución.

El informe, aprobado por 343 votos a favor, 139 en contra y 105 abstenciones, subraya que una manera de luchar contra el tráfico de mujeres y menores con fines de explotación sexual y de mejorar la igualdad de género es el modelo aplicado en Suecia, Islandia y Noruega (el denominado modelo nórdico), que se está estudiando en diversos países europeos, en el que el delito lo constituye la compra de servicios sexuales, no los servicios de las personas que ejercen la prostitución.

En este sentido, el Parlamento Europeo subraya que no debe penalizarse a las personas que ejercen la prostitución y pide a todos los Estados miembros que deroguen la legislación represiva contra ellas. El texto aprobado también deja claro que la compra de servicios sexuales de personas menores de 21 años que ejercen la prostitución debe constituir un delito.

“Más que legislación general, que ha resultado desastrosa en Países Bajos y Alemania, necesitamos un enfoque específico para la prostitución, que castigue a los hombres que tratan el cuerpo de la mujer como una mercancía, sin criminalizar a las personas que se ven abocadas al trabajo sexual”, declaró la ponente del texto, la laborista británica Mary Honeyball. “Con esta resolución, el Parlamento Europeo envía una señal clara de que es lo suficientemente ambicioso como para tratar el problema de la prostitución de raíz y no aceptarlo como un hecho consumado”, agregó.

La Eurocámara destaca que considerar la prostitución como un trabajo sexual legal, despenalizar la industria del sexo en general y legalizar el proxenetismo no es la solución para proteger a las mujeres y a las menores de la violencia y explotación, sino que produce el efecto contrario. El PE señala que “deben respetarse la salud y los derechos sexuales y reproductivos de todas las mujeres, incluido el derecho a disponer de su cuerpo y a una sexualidad libre de coacción, discriminación y violencia”.