X
protestas en venezuela>

La Eurocámara reclama el fin de la persecución a la oposición y a los manifestantes

   

EUROPA PRESS | Estrasburgo

El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado este jueves una dura resolución en la que expresa su “preocupación” por la represión violenta de las “manifestaciones pacíficas” en Venezuela y en la que reclama al Gobierno de Nicolás Maduro que cese la “persecución y represión” de los grupos opositores y manifestantes.

La Eurocámara “llama a las autoridades venezolanas a retirar las acusaciones infundadas y las órdenes de arresto contra líderes opositores”, dice el texto pactado por los principales grupos políticos europeos: Partido Popular Europeo (PPE), Socialistas y Demócratas (S&D), Liberales (ALDE) y Conservadores y Reformistas (ECR). La resolución ha sido adoptada por una amplísima mayoría de 463 eurodiputados, frente a 45 voces en contra y 37 abstenciones.

En el texto, los eurodiputados piden al Gobierno venezolano que recuerde que el respeto de la separación de poderes es “fundamental en democracia” y advierten de que “la Justicia no puede ser utilizada por las autoridades como un medio de persecución política y represión de la oposición democrática”.

Además condenan el “acoso” al que se ha sometido a distintos medios de comunicación por su cobertura de las protestas y advierten de que tal conducta va en contra de la Constitución venezolana, al tiempo que defienden la libertad de información, de prensa y de opinión, junto al pluralismo político, como pilares fundamentales de la democracia.

Las libertades de estudiantes, periodistas, líderes opositores y de activistas pacíficos han sido “pisoteados”, lamentan los eurodiputados, en un texto que también denuncia la “impunidad” con la que actúan grupos violentos progubernamentales. En este sentido, los eurodiputados piden al régimen de Maduro que “desarme y disuelva de inmediato los grupos armados incontrolados de carácter progubernamental”.

La resolución se hace eco de la “gravedad” de la situación que vive Venezuela en donde las marchas pacíficas iniciadas a mediados de mes contra el Gobierno de Maduro se han saldado, hasta la fecha, con al menos 13 muertes y más de 70 heridos, además de centenares de detenidos. Y apuestan por enviar una delegación europarlamentaria a Venezuela “cuanto antes” para evaluar la situación.

Los eurodiputados, además, subrayan que el seguimiento de las protestas ha crecido en las últimas fechas, pero también el del número de víctimas mortales, heridos y detenidos, “como consecuencia de la represión llevada a cabo por las autoridades gubernamentales y por grupos armados ilegales”.

Y alertan de que tanto la “tensión política” como la “polarización” se está incrementando y señalan a las autoridades como responsables del “riesgo de llevar a una revolución armada”, en lugar de centrar sus esfuerzos en el mantenimiento de la paz y la calma en las calles.

Tras pedir la “liberación inmediata” de los estudiantes y opositores que han sido detenidos durante las protestas, la resolución concluye apelando al “diálogo pacífico” entre todas las partes, con el objetivo de definir “puntos de convergencia” y dejar que los actores políticos se centren en el debate sobre los mayores problemas del país.

Debate
La resolución ha sido adoptada tras un debate en el que la mayoría de los eurodiputados que han intervenido han censurado la respuesta violenta de las autoridades a las manifestaciones que iniciaron grupos estudiantiles hace dos semanas, aunque varios miembros de la Izquierda Unitaria (GUE) se han desmarcado de este discurso y tampoco el grupo de Los Verdes ha suscrito la resolución, por considerar que tiene una motivación política.

También el Ejecutivo comunitario ha expresado su “preocupación” y condenado los actos de “violencia e intolerancia” que se han vivido “por parte de todos los bandos” durante las protestas, al tiempo que ha recordado las dificultades que atraviesa el país por los altos índices de inseguridad e inflación y por la falta de alimentos básicos.

“En las calles de Caracas nadie debería ser detenido por ejercer su derecho a la libertad de expresión y a la libertad de asociación”, ha advertido el comisario de Fiscalidad, Algirdas Semeta, que ha intervenido en nombre de la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton.

También el eurodiputado del Partido Popular José Ignacio Salafranca ha considerado “intolerable” la carestía de los alimentos en “uno de los países más ricos en recursos energéticos del mundo” y el “deterioro de los Derechos Humanos”. En su opinión, la espiral de violencia es consecuencia de una “política de confrontación y de falta de diálogo”, en un país “que retrocede” y en el que los acontecimientos recientes “denigran la democracia”.

El socialista Luis Yañez, por su parte, ha censurado la “represión brutal” de fuerzas “a las órdenes del Gobierno” contra los manifestantes y ha dejado claro que la Eurocámara no debe quedar “indiferente ante tal agresión a una población pacífica que quiere lo mejor para su país y que sabe que puede tenerlo porque es un país rico en petróleo”.

Yáñez ha afeado, además, al Gobierno de Maduro que “regale” los recursos naturales que podrían ser la fuente de desarrollo de Venezuela a “países amigos (…) para que sean guardianes de su seguridad”.

La portavoz de los liberales en el debate, la rumana Renate Weber, ha pedido a las autoridades que asuman su “responsabilidad” para frenar la violencia y evitar la persecución de la prensa que trata de cubrir las protestas, al tiempo que ha reprochado que “en lugar de preocuparse de las necesidades de la población, el Gobierno decida contraatacar”.