X
la última > Jorge Bethencourt

Una Europa de desigualdades – Por Jorge Bethencourt

   

Se te queda una cara de pollaboba importante. La señora Merkel ha decidido que la edad de jubilación anticipada de los trabajadores de Alemania sea -íntegra- a los 63 años para aquellos trabajadores que hayan cotizado 45 años o más. Para su Gobierno se lo merecen porque “se trata de personas que han trabajado mucho y han apoyado muchos años el sistema de pensiones”. Considerando que en España la edad de jubilación se ha estirado hasta los 67 años, uno lee estas cosas y se te queda la cara como la de un mero a la plancha pensando en aquello de que el Sur es una tierra que llora mientras canta. Hay que joderse. Uno escucha hablar de la Europa de los pueblos. De la libre circulación de trabajadores y empresas. De un solo mercado. ¿Cómo se puede construir algo que se considere un sólo espacio social y económico cuando las desigualdades son tan escandalosas? Es como meter en un mismo convenio laboral a los trabajadores de las pirámides y a los de Apple, por poner. El sistema de pensiones español está haciendo aguas por todos lados. Se estableció con una filosofía tupperware, un sistema piramidal en el que nuevos primos pagaban la jubilación de viejos primos. Durante los años del crecimiento económico cada vez más trabajadores aportaban más dinero al fondo de pensiones. Pero luego se acabó la fiesta de las subvenciones europeas y vino el crack del ladrillo y la hidra de la crisis financiera, de la deuda y de la economía “real”. El Gobierno de Zapatero, con la mejor de las intenciones, se pulió el superávit de las cuentas españolas. Y hasta tuvo que meter mano en el fondo de pensiones. Como el Gobierno de Rajoy. A tomar viento el sagrado fondo destinado a los jubiletas. El fondo de pensiones está entrando en barrena porque sacan dinero de él y porque hay menos personas cotizando, seis millones de parados y más de diez millones de pensionistas. Es un sistema que sólo funciona en épocas de crecimiento. Es como decir que un coche sólo funciona cuesta abajo. O sea, que no vale. Por eso seguirán estirando la jubilación con la técnica del mal pagador. Hasta los cien años, para que palmemos todos y no cobremos. Mientras, en Alemania te podrás jubilar a los 63. Eso sí, los eurodiputados alemanes y españoles tienen el mismo sistema laboral y cobran lo mismo. Esa debe ser la Europa de iguales que nos cuentan a los idiotas que la pagamos.