X
maldito parné > María Fresno

Faltando a la verdad – Por María Fresno

   

Citas y proverbios para definir la mentira y a los mentirosos hay miles. Pero en el caso al que me refiero la de se coge antes a un mentiroso que a un cojo, me viene como anillo al dedo. El culebrón que comenzó la pasada semana con la extinta Federación del Comercio de Tenerife (Fedeco) no pudo sino acabar mal. El cruce de acusaciones entre el actual y anterior presidente de la entidad, Antonio González y Luis de Miguel, por las cuentas de la Federación, más allá de lo grotesco (a nadie interesa quién pagó comidas en El Médano o si las antiguas empleadas tenían estudios o no) resultó ser noticia, pero solo porque se había presentado un concurso de acreedores por una deuda de unos 250.000 euros. Preguntado sobre este asunto, el presidente de Fedeco aseguró en el programa Despierta Tenerife, de Teide Radio, que el concurso se había presentado en septiembre y que aún estaba por resolver y que, por tanto, la Federación no estaba disuelta. Justo al día siguiente, el periódico El Día, puso en evidencia al presidente de Fedeco al publicar la resolución del concurso, fechada hace un mes, que, por su puesto, echa el candado a Fedeco. Antonio González asegura y perjura que desconocía dicho auto del juzgado de lo Mercantil número 1 de Santa Cruz y que la procuradora le dijo que no se lo había enviado por un problema en el correo electrónico. El que falta a la verdad siempre padecerá dos males: que ni cree, ni es creído. Esta será una carga que siempre tendrá que soportar. El problema es que últimamente faltar a la verdad se estila mucho. En política ya es casi una actitud. La lealtad y la honradez son cualidades de las que carece la clase política en general, eso sin hablar de humildad. En cambio, sobra vanidad y ambición por agarrarse a un sillón que les sirva de sustento de por vida. A nivel empresarial, son siempre los mismos quienes se reparten la tarta. Al final, lejos de mentiras, medias verdades o verdades a medias, lo peor es que el comercio de la provincia se ha visto envuelto en una trifulca personal que no ha buscado ni le conviene, ya que ha sido y es uno de los sectores más castigados por la crisis. Afortunadamente, los comerciantes no se han quedado sin representación ya que Fauca, la Federación de Áreas Urbanas de Canarias, se alza ahora con la bandera del comercio de la provincia convirtiéndose en el único interlocutor válido para hablar de comercio. Al fin y al cabo, mentir (mientras no sea ante el juez) no es delito, solo es un reflejo de la capacidad moral de las personas.

@MariaFresno72

www.mfresno.blogspot.com