X
NACIONAL >

La Fiscalía pedirá de 10 a 19 años de cárcel para Urdangarin

   

EUROPA PRESS | Palma de Mallorca

La Fiscalía Anticorrupción prevé solicitar entre 10 y 19 años de cárcel para el duque de Palma, Iñaki Urdangarin, a quién acusará de un delito de malversación, prevaricación, falsedad documental, fraude a la administración y dos delitos fiscales.

La pena específica a reclamar dependerá de si el yerno del rey abona antes, junto a su exsocio Diego Torres, los cerca de seis millones de euros de los que se apoderaron de las administraciones públicas, según han informado fuentes de la investigación a Europa Press.

Tal y como han precisado, la cantidad de años que pedirá el Ministerio Público se acercaría más a las condenas mínimas previstas para cada delito, principalmente si el imputado decide devolver parte del dinero presuntamente defraudado de Baleares y Comunidad Valenciana, lo que permitiría aplicarle una atenuante de reparación del daño.

Del mismo modo, las mismas fuentes han precisado que el delito de malversación que prevé atribuir la Fiscalía al duque irá en concurso medial con el de falsedad documental, debido a que la primera de estas infracciones pudo cometerse sirviéndose de la segunda para que pudiera materializarse. De este modo, de acuerdo a lo previsto en el Código Penal para los concursos de penas, el de falsedad quedaría subsumido en el de malversación y, sólo por este delito, se le pediría de seis a ocho años de prisión.

En cuanto a Torres, la pena que la acusación incluirá en su escrito de calificación provisional, que presentará en unos meses, oscilaría entre los diez y los 15 años, puesto que en su caso le será atribuído un solo delito fiscal.

Filtrado un fragmento de la declaración de la infanta

Un vídeo colgado en Internet con un extracto de la declaración de la infanta Cristina ante el juez José Castro muestra a la hija menor del Rey respondiendo “no sé”, “no lo recuerdo”, en numerosas preguntas formuladas por el magistrado.

La toma de imágenes durante la declaración de la infanta estaba expresamente prohibida, y todo aquel que entró en la sala tuvo que hacerlo sin teléfonos, tabletas, u otros dispositivos que permitieran grabar la declaración.