X
sucesos >

Un extranjero de unos 37 años fallece ahogado en la costa de Buenavista del Norte

   
Helicoptero del GES y ambulancia del SUC ahogado Buenavista

Tras ser rescatado por el helicóptero del GES, el personal sanitario desplazado al lugar no pudo hacer nada por recuperar al fallecido. | CECOES 1-1-2


DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Un extranjero de unos 37 años de edad falleció ahogado este domingo en la costa de Buenavista del Norte, tras ser arrastrado por una ola cuando intentaba introducirse en el mar superando un peligroso risco cerca de la playa de Las Arenas, según contó un testigo a la Policía Local.

Según informa el 1-1-2 del Gobierno de Canarias, el suceso se produjo sobre las 14.30 horas, cuando la sala operativa del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES) 1-1-2 del Gobierno de Canarias recibió varias alertas informando de que una persona estaba en apuros en el mar frente al Campo de Golf de Buenavista.

Activados los recursos de emergencia, el helicóptero del Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) rescató al afectado y lo trasladó hasta la piscina municipal mientras le realizaban maniobras de reanimación cardiopulmonar.

En tierra le esperaba una ambulancia de soporte vital básico y el médico y el enfermero del Centro de Salud de Los Silos que continuaron con las maniobras de reanimación avanzadas. Sin embargo, tanto unos como otros no lograron reanimar al infortunado, por lo que el médico confirmó su fallecimiento una hora más tarde.

La Guardia Civil se hizo cargo del cuerpo hasta la llegada de la Autoridad Judicial. Mientras la Policía Local colaboró con los servicios de seguridad y emergencia.

Anoche todavía se desconocía la filiación y nacionalidad del fallecido, aunque la Policía Local, descartaba que fuera un vecino del pueblo, apuntando a que se trataría de un turista inglés o alemán que habría llegado hasta la playa de Las Arenas en solitario en uno de los varios coches de alquiler que permanecían estacionados en la zona. Los agentes estaban a la espera de que el automóvil del infortunado se quedara solo en el aparcamiento para confirmar este extremo.