X
CD TENERIFE > REPORTAJE

Javier Clemente: “Estuvimos cerca de salvarnos”

   
JAVIER CLEMENTE.

El preparador vasco, dirigiendo un entrenamiento del club blanquiazul en el curso 2001-2002. / ACAN

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

Estos días se cumplen 12 años del fichaje como entrenador del CD Tenerife de Javier Clemente. El rubio de Barakaldo, que cuenta ahora con 63 años, había sido siempre una vieja aspiración de Javier Pérez, quien soñaba con que el vasco, y Luis Aragonés, se sentaran algún día en el banquillo blanquiazul. Y ese momento se dio con el cese de Pepe Mel. El 17 de febrero de 2002, tras perder con el Rayo Vallecano, el club insular abrió la puerta a Clemente para dirigir a los tinerfeñistas hasta final de temporada. Su llegada a la Isla propició la marcha voluntaria de Felipe Miñambres, en aquella época director deportivo del CD Tenerife, al no comulgar con el fútbol y el estilo que proponía el exseleccionador nacional.

Javier Clemente habló el pasado martes para el programa Deporte Directo, de Teide Radio, y recordó su paso por el representativo: “Estuvimos a punto de lograr la permanencia”, rememoró el bilbaíno. “El equipo pudo haberse salvado, pero hubo bastantes follones externos y eso perjudicó algo”, dijo Javier Clemente en relación a aquella campaña 2001-2002. En cuanto al entorno, señaló que aquel Tenerife “era un equipo que tenía sus problemas”, con un ambiente enrarecido “con cuatro o cinco argentinos”, pero con una plantilla que describió el técnico vasco que “tenía nivel deportivo para haber salido de ahí abajo”.

De Javier Pérez manifestó Clemente que “era un hombre de fútbol de muchos años”, y ambos habían coincidido en numerosas ocasiones en la Federación Española de Fútbol en diversas reuniones. Clemente tuvo palabras de cariño y respeto hacia la figura del malogrado Javier Pérez, con el que siempre tuvo “una magnífica relación”, antes y después de su paso por el conjunto insular.

“Javier concebía un Tenerife de altísimo nivel”, especificó el seleccionador libio. “En la época de Valdano fue un Tenerife muy brillante”, pero a su juicio el problema fue que “invirtieron y gastaron tanto que estaba fuera de las posibilidades de un club así”. En ese sentido, Clemente opinó que “el costo económico de la plantilla en la época buena del Tenerife, con 16.000 espectadores en el estadio, es muy difícil sostener algo así”.

Puso como ejemplo al Deportivo de La Coruña, que “también es un club modesto y que logró grandes éxitos”, pero que hizo “un esfuerzo económico tan grande que al final se resquebrajó”, y por eso, consideró que a Javier Pérez “le pasó un poco eso”, incidiendo en que el entonces presidente “era un trabajador pero no tenía unos medios capitalistas como por ejemplo Fernando Roig en el Villarreal, que también tiene un estadio con poca capacidad”.

Clemente no quiso profundizar en esta entrevista en la marcha de Felipe Miñambres coincidiendo con su llegada, no estando de acuerdo con el fichaje del entrenador vizcaíno: “De eso no tengo nada que comentar… a Felipe le va fantástico este año en el Rayo Vallecano”, dijo en tono irónico con la mala situación deportiva del cuadro madrileño, del cual Miñambres es director deportivo.

Para Javier Clemente, a pesar de todo, fue una buena etapa los tres meses que estuvo en el Tenerife, porque estuvo “muy a gusto”. “Siempre he tenido buena sintonía con mucha gente de la Isla”, finalizó el laureado entrenador.

Javi en estado puro

Éxito en Libia. Campeón de la Copa de África hace tres semanas, Clemente destacó: “Para los libios ganar ese torneo ha sido una hazaña. He cogido un equipo con ganas de trabajar, y de esos hay pocos”.

Un país con atractivo. El técnico vasco quiso aclarar sobre Libia: “Es un sitio que está marcado como peligroso, pero yo no he notado inseguridad. Es verdad que hay algunas zonas peligrosas, sobre todo por la noche, pero están muy localizadas”.

La Roja en Brasil 2014. De cara a la cita mundialista de este verano, Javier Clemente dijo que “el gran rival de España es Brasil que además jugará en su casa. “Aunque Alemania también me gusta mucho”, añadió.

La España del 94. “En aquel Mundial de Estados Unidos pudimos haber ganado, pero nos cruzamos con Italia y el árbitro en cuartos de final. Teníamos una selección de un nivel buenísimo y nos faltó suerte”.

La pelea por la Liga. “Si el Real Madrid gana el domingo en el Calderón, para el Atlético será casi como despedirse del título”

Las redes sociales. “Estoy en Twitter y me lo paso bomba; lo uso para responder y dar caña de vez en cuando si me atacan”.

La prensa. “En Gijón llamé sinvergüenza a un periodista. A mí me lo llaman y no pasa nada. Parece que está prohibido llamar eso a un periodista. Yo atiendo a todo el mundo, y al que me insulta le contesto”, concluyó.

Elogiado en Libia tras ganar la Copa de Naciones de África

La selección libia, de la mano de Javier Clemente, se impuso en el Campeonato de África de Naciones de Sudáfrica, tras derrotar a la selección favorita, Ghana, en la tanda de penaltis (4-3) después de una final sin goles el pasado 1 de febrero.

Libia es el tercer campeón de este torneo de reciente creación, que solo pueden disputar selecciones formadas por jugadores de las ligas locales. Congo, en Costa de Marfil 2009, y Túnez, en Sudán 2011, fueron los primeros campeones. Las celebraciones, que se multiplicaron en distintos puntos de Trípoli, se alargaron hasta la madrugada acompañadas de himnos, bailes y fuegos artificiales. Javier Clemente llegó hace cinco meses a Trípoli para hacerse cargo de una selección frágil en el aspecto mental, pero el preparador español montó un buen bloque que ha hecho historia en esta Copa de África. La afición del país norteafricano está encantada con el de Barakaldo, ya que solo los más viejos del lugar recordaban ver a su selección clasificada para una final. Tras parar ante Zimbabwe el último penalti el portero libio Abdaula en las semifinales del torneo, la hinchada local se echó a la calle para celebrar, en la plaza de los Mártires, el triunfo de su selección, donde vitorearon a Javier Clemente, al que tienen como héroe nacional tras la proeza realizada. Libia llegó a la final de la competición tras vencer las dos últimas rondas en la tanda de penaltis.

En cuartos de final, la selección libia empató (1-1) frente a Gabón pero se clasificó tras vencer también desde el punto fatídico (2-4). Ya en semifinales, el conjunto dirigido por el técnico vasco, que volvió a ganar un título 30 años después, empató sin goles y se deshizo de Zimbabue desde los 11 metros (4-5) y se clasificó, por primera vez, para la final del torneo contra Ghana, a la que, de manera coincidente, también derrotó por penaltis (4-3) en la gran final, provocando el delirio de unos aficionados que tienen a Clemente como un verdadero ídolo.