X
LUCHA CANARIA >

Jenny Felipe: “Cada día que pasa, los clubes están mejor organizados”

   
Jenny Felipe

Jenny Felipe, secretaria general de la Federación Nacional de Lucha Canaria. / NOEMI DE LUIS

LUIS DE LA CRUZ | El Sauzal

Llega en 1997 a la Federación Nacional de Lucha Canaria, de la mano de José Miguel Martín, para ocupar una plaza de administrativa en el citado ente federativo. En el año 2010, después que Pepe Arbelo deja el cargo debido a su jubilación, Jenny Felipe se convierte en la secretaria general del organismo, cargo que ocupa hasta la actualidad.

-¿Qué importancia le da usted a la colaboración de los equipos de las Islas para que su trabajo salga a la perfección?

“La sintonía y la coordinación con ellos es clave en el trabajo cotidiano y existe mucho contacto con los directivos de los clubes de todas las islas. Debo decir que a medida que pasa el tiempo, cada vez están más organizados y tienen personas muy preparados que realizan las tareas administrativas, claves para temas tan importantes como es la tramitación de las licencias”.

-Debe usted estar hecha de una pasta muy especial para sobrevivir a cuatro presidentes…

“Con todos ellos he aprendido un montón y me han aportado cosas muy buenas para mejorar el trabajo. José Miguel Martín, el primer jefe que tuve, tenía la capacidad de aglutinar a la lucha de las diferentes islas en un momento de mucho conflicto y tensión. Además, estoy agradecida porque me dio la oportunidad de trabajar en un mundo tan fascinante como es la lucha canaria. Más tarde, Eduardo Hernández dio un enfoque empresarial. Tenía capacidad de diálogo y negoció cosas muy importantes para este deporte. Gonzalo Hernández le dio mucha importancia a toda la parte normativa y a la organización administrativa. Seguramente, muchas personas no fueron justas con él porque hizo un gran trabajo para este deporte y le dedicó muchas horas. Ahora le toca el turno a Germán Rodríguez. Es una persona con bastante capacidad de diálogo y con visión de futuro para colocar a la lucha donde realmente se merece. Tiene una serie de proyectos en marcha como pueden ser la Apuestas Canarias de la Lucha o el cambio de sistema de lucha, que pueden ser esenciales para que este deporte autóctono pueda coger un nuevo rumbo”.

-Hablando de todo un poco, ¿qué tal se lleva con el resto de secretarios?

“Tengo muy buena sintonía con todos ellos. Trabajamos en equipo, es la única manera posible de sacar todo esto para delante. Hay momentos de la temporada que el trabajo desborda pero entre todos arrimamos el hombro en la misma dirección y sacamos las cosas para delante”.

-¿Qué tal se lleva con el resto de de personas que en la actualidad le están dando un nuevo aire a la lucha?

“Muy bien. Germán Rodríguez ha tenido la capacidad de cohesionar un grupo de hombres y mujeres que se apasionan con este deporte, desde su junta de gobierno, hasta las personas que trabajan o colaboran con la federación. Existe muy buena sintonía y así es mejor trabajar. Desde el diálogo y la concordia se pueden lograr muchos objetivos importantes”.

-Lleva muchos años vinculada a este deporte. ¿Qué le ha aportado a nivel personal?

“Tengo muy claro una cosa: cuando me tenga que marchar de la Federación me llevaré un contenedor lleno de amigos y de amigas. De personas que han confiado en mí y que me han tendido una mano en momentos complicados porque a veces se sufre mucho en un trabajo tan complejo como es ser secretario de cualquier deporte”.

-¿Le dice algo el nombre de Pepe Arbelo?

“Me lo dice todo. Me enseñó a amar y respetar este trabajo. A conocer las singularidades de la lucha en cada una de las islas y a tener la capacidad de diálogo para resolver los muchos problemas que a diario se amontonan en nuestra mesa”.

-Por último, ¿cómo valora la asamblea de Gran Canaria?

“Todas las asambleas son diferentes y tienen un titular. En esta hubo mucho debate y diálogo. Hacía dos años que no se hacía por motivos económicos y renovación de asamblearios pero todos estuvieron a un gran nivel. Es de esos días donde desde la secretaría y la coordinación se trabaja un montón. Vale la pena porque las cosas salen para delante y hay un grupo humano muy importante que dedican muchas horas a este deporte y lo hacen con mucha ilusión”.