X
Santa Cruz >

Madrid “no ve la emergencia” de la obra del dique de San Andrés

   
San Andrés avenida marítima

San Andrés sigue a la espera de una solución para su frente litoral. / DA

NATALIA TORRES | Santa Cruz de Tenerife

Viendo el azote del mar que estos días está sufriendo la costa norte de España, irremediablemente se piensa en el litoral isleño y los daños que un embate de esta categoría podría provocar, sobre todo en pueblos costeros en los que su cercanía al mar y su falta de protección tendría una factura demasiada alta. Y eso es precisamente lo que el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, teme que ocurra con San Andrés, sobre cuyo dique, en una reunión mantenida ayer en Madrid, tuvo noticias nada halagüeñas: “Me pregunto si tendrá qué pasar algo, algún día, para que el Ministerio se dé cuenta de que es necesario declarar la emergencia y priorizar por encima de cualquier otro asunto la construcción del dique”.

Esta reflexión del alcalde obedece a que, tras la reunión mantenida en la subdirección de Calidad Ambiental, pudo comprobar que, a pesar del compromiso hecho público por la ministra de Fomento, Ana Pastor, hace ya seis meses, las administraciones estatales implicadas “no ven la emergencia” y por eso se está empujando el proceso al trámite ordinario, es decir, a la elaboración y aprobación de un impacto ambiental y resto de trámites burocráticos, los mismos que precisamente se pretende evitar con la emergencia.

Según detalló el alcalde, “la realidad es que lo que está intentando Fomento es llevar este asunto a la vía del procedimiento ordinario donde se complica el dique, una obra que para nosotros es evidente que es un tema de seguridad, de prioridad clara para el pueblo de San Andrés”.

La complicación a la que se refiere el alcalde tendría que ver con la concesión que la Autoridad Portuaria de Santa Cruz realizó hace ya más de una década a una empresa para que construyera una marina deportiva, la misma que fue rectificada con posterioridad y cuyo cambio obligó a un nuevo estudio de impacto ambiental que en la actualidad se encuentra en fase de tramitación.

Sin embargo, esta posible interferencia, tal y como ratificó el propio alcalde tras hablar con el presidente de la Autoridad Portuaria, Pedro Rodríguez Zaragoza, que ayer también acudía a Madrid a una reunión con Puertos del Estado, no se va a producir puesto que: “El presidente me aseguró que ha quedado meridianamente claro que, pase lo que pase con el proyecto de la marina deportiva, en nada va a afectar a la obra del dique San Andrés”.

“Si se hubiera mezclado el dique con el puerto deportivo que se quería hacer y con el que no está de acuerdo el Ayuntamiento, ni nadie, y se complican con temas de carácter jurídico, todo se habría retrasado de manera indefinida”, explicó el alcalde. Para Bermúdez esta aclaración es un “alivio” puesto que de haberse mezclado ambos proyectos hubieran “entrado en un punto muerto”, o lo que es lo mismo, no se podría avanzar en su construcción mientras no se diera una solución a la marina deportiva y con anterioridad a la construcción de la obra. “Ahora, una vez aclarado este punto, lo único que pedimos es que se declare la emergencia cuanto antes”, añadía Bermúdez.

El procedimiento habitual

El alcalde incluso admitió que, si la solución a esta parálisis pasa por que se tramite por la vía ordinaria, sería admisible si con ello se consigue la construcción del ansiado dique semisumergido para el pueblo de San Andrés.

No obstante, el alcalde sigue reclamando que Puertos del Estado impulse la declaración de emergencia, una situación por la que seguirá “batallando”. “Tenemos el proyecto, el dinero y la predisposición de la Autoridad Portuaria para realizar la obra así que lo que pedimos es que la ministra de Fomento, Ana Pastor, cumpla con la palabra dada hace ya seis meses”. Si no fuera así, reconoce Bermúdez, los plazos para hacer realidad el Proyecto Básico de protección del frente litoral de San Andrés podrían alargarse mucho.

Una cambio que “sí fue sustancial”

Parece evidente que, por mucho que Ayuntamiento y Autoridad Portuaria insistan en que la marina deportiva de San Andrés en nada afecta al dique, la realidad es que Puertos del Estado está mirando con lupa las posibles consecuencias legales de declarar la emergencia. Eso es lo que defiende José Ana Pérez Labajos, conocedor del proyecto de la marina y sobre el que afirma que “el problema que tiene la Autoridad Portuaria es que hizo unilateralmente una modificación en la concesión original, un cambio que, aunque se plasmó como no sustancial, lo cierto es que sí lo fue y es ahí donde está el problema”. Según Pérez, “el informe de impacto ambiental de esa modificación, bloqueado por el puerto desde hace más de un año, lo que dice es que ese cambio no es viable porque invade los sebadales, especie protegida, y por tanto, hay que volver a la concesión original que sí choca con el dique”.

Sin informe ambiental no hay trabajos

La reunión mantenida ayer por el presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, Pedro Rodríguez Zaragoza, y su homólogo de Puertos del Estado, José Llorca, sirvió para aclarar algunos asuntos del dique de San Andrés que evidencian que la declaración de emergencia se aleja más que se acerca. Además de confirmar a Llorca que, tal y como informó Rodríguez Zaragoza al alcalde, pase lo que pase con la marina deportiva, en nada va a interferir con el dique semisumergido, también se comunicó, tal y como había adelantado a DIARIO DE AVISOS el presidente de la Autoridad Portuaria, que para que el dique siga adelante, el Ministerio de Medio Ambiente tiene que evacuar el pertinente informe medioambiental, sobre el que Puertos del Estado solo dijo que “estará en tiempo y forma”. Esto, en la práctica, es lo mismo que decir que el proyecto va por la vía ordinaria.

Parece evidente que la percepción del alcalde era correcta: Madrid no ve la emergencia.